El Zamora comienza hoy una de las semanas más complicadas de su pretemporada. Posiblemente la más dura, ya que además de las habituales sesiones de entrenamiento el equipo dirigido por Roberto Aguirre tendrá que afrontar dos citas competitivas a lo largo de los próximos siete días.

El equipo rojiblanco vuelve hoy a los entrenamientos tras disfrutar ayer de una merecida jornada de descanso y lo hará con una doble sesión en la que se espera algo de trabajo de recuperación en su parte matutina. Eso sí, por la tarde, es probable que regrese la exigencia típica de los entrenamientos de pretemporada.

Una exigencia con la que también cuentan los compromisos a afrontar: el miércoles llegará el Memorial Agustín Villar en el que los zamoranos jugarán frente al Real Valladolid y el Guijuelo. Una importante cita, de gran relevancia para la parroquia zamorana, a la que seguirá un enfrentamiento de campanillas el sábado con la disputa del Trofeo Ciudad de Zamora al que acudirá el filial del Real Madrid.

Sin duda, dos citas con gran valor y que exigirán en gran manera al plantel entrenado por Roberto Aguirre que, además, solo contará con dos días de descanso entre ambas citas que llegan a dos semanas de comenzar la liga.