02 de febrero de 2014
02.02.2014
Fútbol | Segunda División B Grupo I

Emotiva despedida a Álvaro Montero antes de irse a Jaén

El delantero asegura que se ha sentido como en casa y pide disculpas por si a alguien le molestó su actitud

02.02.2014 | 00:00
Álvaro Montero, nuevo delantero del Real Jaén, se despide de sus compañeros en el Zamora C.F. y posa con ellos en el entrenamiento de ayer.

Tras rescindir su contrato con el Zamora CF y firmar con el Real Jaén a última hora del viernes y prácticamente in extremis sobre el plazo del mercado de invierno, Álvaro Montero regresó al Ruta de la Plata para despedirse de los que han sido sus compañeros, cuerpo técnico y trabajadores del club. Han sido seis meses de intenso trabajo en los que, tal y como confesó el delantero, se ha sentido muy a gusto y querido en la capital, por lo que el adiós fue especialmente emotivo, aunque también aprovechó para pedir disculpas si a alguien le pudo molestar lo ocurrido el pasado domingo cuando comenzaron las negociaciones con el club andaluz y decidió no jugar ante el Racing. «Estos meses han sido muy buenos para mí y estoy muy agradecido por todo lo que he vivido y por el apoyo que he sentido, sobre todo en estos últimos días. Lamento mucho y quiero pedir perdón por si a alguien le sentó mal o se sintió defraudado por lo ocurrido el pasado domingo, pero todo sucedió muy rápido», indicó el jugador quien también subrayó que se lleva un gran recuerdo del Zamora y de una ciudad en la que se ha sentido «como en casa». «Además de a mis compañeros, tengo que dar las gracias al entrenador porque confió en mí al ficharme», añadió.


Lo cierto es que desde que llegó al club rojiblanco el madrileño se convirtió en un imprescindible para Roberto Aguirre, avalado por su condición de pichichi, pero también por su envergadura, que le permitió en muchos partidos aportar en defensa, pero ahora todo eso ya es historia. Montero ha decidido apostar, aprovechar esta oportunidad y se marcha a Jaén, a la División de Plata del fútbol español, tras llegar a un acuerdo para el pago de su cláusula de rescisión. «Creo que es una buena oportunidad para mí y tengo que intentarlo. Sí es cierto que es una apuesta y tengo muchas ganas de ponerme a trabajar pero también tengo claro que si al final me hubiese quedado en Zamora, lo hubiese dado todo en el campo y me hubiese quedado muy feliz también porque ha sido un tiempo muy positivo».


Tras decir adiós, Montero emprenderá hoy su viaje a tierras jienenses y ya el lunes se incorporará a los entrenamientos a las órdenes de su nuevo técnico para quien también espera ser importante.


A partir de ahora habrá que esperar para ver si el Zamora CF decide cubrir la ausencia que deja el delantero con otro punta, algo que desde la entidad no se descarta ya que han estado y están en conversaciones con jugadores, aunque lo primordial será que el posible fichaje sea viable para las arcas y no haga tambalear la economía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas