España perdió 1-0 ante Uruguay y fue eliminada en los cuartos de final del Mundial sub-20, tras un gol de Avenatti en la prórroga. Uruguay empezó agazapado en su parcela del campo, muy bien cerrado a la espera de un contragolpe y las ocasiones de los hombres de Lopetegui escasearon pese al dominio aplastante de España. Con Jesé desdibujado, Oliver cogió el mando para firmar algunas jugadas maravillosas. Deulofeu no aprovechó alguna, le faltó puntería, pero protagonizó la más clara con un córner olímpico que llegó a golpear en el larguero.

La segunda parte tranquilizó los ánimos de las dos selecciones, que con el mismo planteamiento y menos ímpetu, dejaron pocas opciones para crear oportunidades. España se empeñó en controlar el partido con muchísima posesión. Uruguay, sin ocasiones, pudo machacar a España en la única que tuvo a lo largo del segundo acto. En el minuto 92 pudo llegar la tragedia con un cabezazo de Diego Rolan que salvó como pudo Sotres. Ese fue el epílogo para un partido que llegó a la prórroga, que fue mortal para España. Con toda la posesión del mundo, perdidos en millones de pases sin verticalidad, y con jugadores como Jesé fundidos, Uruguay volvió a dar otro zarpazo esta vez definitivo. Fue Avenatti y suyo fue el preciso cabezazo que a la salida de un córner acabó con el sueño de España, atascada en cuartos desde hace diez años.