El Tintos de Toro Caja Rural poco pudo hacer ante un rival que dio todo un recital de tiro ante lo que su rival poco pudo hacer si tenemos en cuenta además que sus estadísticas acierto fueron muy flojas.

El equipo de Juan de Mena en ningún momento entró en el partido jugado en Las Palmas de Gran Canaria, sin capacidad de reacción, sin acierto en el lanzamiento y con muchísimos problemas para defender tanto en el juego interior como desde el perímetro.

Tras este serio revés, las opciones de jugar el play off para el equipo zamorano se complican enormemente y eso que ayer perdieron Burgos y Obenasa, con lo que la lucha por las dos plazas que restan por decidir se pone encarnizada.

El reto ahora será comenzar a pensar ya en el Bembibre y esperar un milagro que permita alargar la temporada de un equipo que está decepcionando y tal vez no merezca ya el premio de la fase por el título.