Fernando Alonso (Ferrari) se mosatró más que satisfecho de la tanda de entrenamientos que realizó ayer en el Circuito de Cataluña, que ha calificado de «prácticamente perfecta». El piloto asturiano ha considerado que, normalmente, «harían falta diez días de pruebas» para obtener la información que logró ayer del F138. Alonso estaba encantado al final de la sesión por varios motivos. El principal es que el coche, que hoy estrenaba nuevos escapes y un nuevo alerón delantero, no le ha dado ninguna sorpresa desagradable, sino todo lo contrario. «Hemos hecho todo el programa que teníamos previsto. Por la mañana, la meteorología no nos ha dado tregua y hemos rodado con muchos sensores para obtener una información valiosa sobre las mejoras que hemos puesto en marcha. Hemos podido probar con neumáticos de seco, medios, de lluvia extrema y por la tarde hemos conseguido hacer tandas largas. El días ha sido muy productivo», ha resumido al final de la sesión. Alonso indicó que la temporada pasada Ferrari acabó a siete u ocho décimas de Red Bull y McLaren, y piensa que tras los ensayos invernales, esta distancia se ha reducido: «Soy optimista y creo que en Australia vamos a estar más cerca de los mejores».