El Zamora C.F. completó su cuarta prueba de pretemporada con dos victorias en el triangular que se disputó durante la tarde de ayer en Bermillo de Sayago. El equipo de Aguirre venció al equipo local, el Deportivo Sayagués, en el primer encuentro por 0-2, y al GCE Villaralbo en el segundo por 1-2, donde el entrenador asturiano tuvo la oportunidad de ver en acción a los nuevos fichajes, Borja Rubiato y Sergio García, que fueron los más destacados en el partido que jugaron.

En el primer encuentro contra el Deportivo Sayagués, Aguirre aprovechó para poner en ataque a las nuevas incorporaciones para que fueran cogiendo ritmo de juego, como Rubiato y Sergio García, así como Jacobo Trigo, que firmó recientemente con el club zamorano. Desde el primer minuto, Sergio García llevó el mando en el ataque de los rojiblancos, que vieron como el extremo proveniente del Salamanca creaba peligro en cada balón que tocaba. Su velocidad y constante movimiento fueron un quebradero de cabeza para la defensa local, que poco o nada pudo hacer en el primer gol del Zamora fruto de una combinación entre las dos nuevas incorporaciones, Rubiato y el antes mencionado Sergio García. El delantero, ex del Oviedo, remataba con la pierna derecha dentro del área un buen pase desde la banda.

El Zamora se hizo desde entonces con el control del partido, donde el portero polaco, Miskiewicz, fue un mero espectador y Hugo Aguado, ayer capitán del equipo, tomó las riendas para intentar ampliar la diferencia en el marcador. El tendría la segunda ocasión más clara del equipo tras otro gran pase del ex del Salamanca, pero el portero consiguió despejar el balón en un claro mano a mano.

El Zamora siguió imponiendo su ley en un partido en el que Roberto Aguirre pudo ratificar el buen hacer de sus recientes incorporaciones, ya que Sergio García sería el encargado de anotar el segundo y definitivo gol de los rojiblancos tras un mano a mano que, esta vez sí, acabó entre las mallas. El extremo aprovechó un gran pase en profundidad y así pondría la guinda a su excelente partido, el primero como rojiblanco.

Por otro lado, Rubiato se mostró siempre como un hombre referencia en ataque, utilizando su gran altura para ganar todos los balones aéreos y proteger la pelota de los defensas rivales. El susto llegó, precisamente, en un balón dividido, donde un jugador sayagués le dio un tremendo cabezazo al nuevo fichaje zamorano. Por suerte, el golpe no fue a más y el delantero pudo terminar un partido en el que tanto él como Sergio García fueron los dos hombres más observados por su reciente incorporación y, sorpresivamente, también los más destacados.

En el segundo test de la jornada, Roberto Aguirre probó en el terreno de juego un once completamente diferente. Donde en el primer encuentro echó toda la carne en el asador en la zona de ataque, esta vez lo hizo en la defensa, donde jugaron Dani Mateos y Alberto Prada, titulares a lo largo de la pasada campaña con el primer equipo.

Este segundo partido fue mucho más disputado, tanto por el nivel del rival, el GCE Villaralbo, como por las pruebas que hizo en el equipo el entrenador asturiano, donde Palomi e Iñaki Eguileor fueron los encargados de llevar el peligro del equipo. Iñaki tuvo la más clara del Zamora en los primeros compases del encuentro, cuando aprovechó una salida del portero rival para probar con un disparo elevado que se fue alto.

El cuadro azulón puso en este choque más en aprietos al Zamora, que vio como su rival se adelantaba en el marcador tras un excelente libre directo lanzado por Miguel desde muy lejos. El balón, que presumiblemente iba centrado al área, entró pegado al palo en la portería de Miguel después de que ningún defensa consiguiera despejarlo.

El Zamora, sin embargo, supo rehacerse del gol encajado y, minutos después, Iñaki, que había errado su ocasión más clara, se repuso con un gran gol de cabeza. El delantero envió a las mallas con un estupendo testarazo un centro que venía botado desde la izquierda, empatando el partido.

Minutos después, el lateral izquierdo Alberto Prada, uno de los mejores del segundo encuentro del equipo zamorano, sería el encargado de deshacer la igualdad en el marcador con otro cabezazo, esta vez colgado desde la derecha. Al igual que en la jugada protagonizada por Iñaki, el balón entró cerca del palo, donde Puras, el portero villaralbino, poco o nada pudo hacer.

Por otra parte, Miguel Santos y Dani Hernández no estuvieron tan finos como en su partido ante el Santa Marta, pero hicieron las labores físicas y de desgaste que tanto gustan a los entrenadores. El extremo zamorano se desfondó por la banda izquierda ofreciendo alternativas a Prada una y otra vez, y el centrocampista sufrió constantemente el acoso del bloque de Fuentes, que en el medio del campo se mantuvo muy potente.

En el GCE Villaralbo, Miguel fue el encargado de poner el orden en el medio del campo, mientras que el resto de sus compañeros aportaron el músculo necesario para contener a los futbolistas zamoranos, que se vieron obligados a recurrir al balón largo. El conjunto villaralbino no dispuso de demasiadas ocasiones, pero se mostró muy sólido en defensa y convincente en sus salidas al contragolpe comandadas por Richard, en banda derecha. El extremo del equipo azulón puso los broches de calidad que hicieron despertar al público que acudió a ver el partido, pero Héctor, en punta, no tuvo las oportunidades necesarias para probar a Miguel, meta del zamora en este segundo encuentro.

Ya en el tercer partido del triangular, el GCE Villaralbo se enfrentó al Deportivo Sayagués terminando con en un empate sin goles. Con este encuentro, los de Manuel Fuentes culminan su segundo test serio de la pretemporada tras enfrentarse hace unos días al Cristo Atlético, perdiendo por 0-1 en el Ciudad Deportiva Fernández García en un partido donde dos palos privaron al equipo de Villaralbo de poder hacerse con la victoria.

El próximo sábado, tanto Zamora como GCE Villaralbo disputarán un nuevo partido de preparación para la temporada que se avecina. El equipo de Aguirre visitará León para enfrentarse en un amistoso a la Cultural Leonesa y así poco a poco ir probando el nivel de la plantilla contra equipos de la misma categoría, mientras que los de Manuel Fuentes viajarán a Guijuelo para jugar el segundo partido del grupo de la Copa Castilla y León contra el equipo salmantino, donde esperan tener un partido muy duro contra un equipo que la pasada temporada quedó por encima del propio Zamora en la clasificación.

Roberto Aguirre utilizará el choque para ir introduciendo a las nuevas incorporaciones en la mecánica del grupo, y el GCE Villaralbo sigue en la Copa de Castilla y León la búsqueda de partidos que le sirvan a su entrenador, Manuel Fuentes, para ir tomando decisiones sobre los jugadores de que dispone. Así irá tomando la idea de un posible once titular de cara a los próximos partidos y el inicio de la temporada en Tercera División, la cual este año se antoja muy dura.