22 de junio de 2012
22.06.2012
Alpinismo | Expedición al Kangchenjunga

Martín Ramos inicia la equipación de la montaña

El zamorano supera el campo 1 en su primera toma de contacto con la pared

23.04.2012 | 02:00
La ceremonia de la Puja en el campo base del Kangchenjunga.

El zamorano Martín Ramos ha iniciado ya los trabajos de equipación de los campos de altura en el Kangchenjunga, el coloso del Himalaya que intentará escalar junto al asturiano Jorge Egocheaga.

La expedición, en la que han vuelto a coincidir experimentados montañeros de varias nacionalidades, ha finalizado ya los trabajos de instalación del campo base, una tarea que, según ha transmitido el propio Martín, ha consistido en «palear nieve, ordenar los enseres, comprobar que todas las pertenencias y materiales han llegado, montar las tiendas, etc.». Con estos trabajos, «damos por finalizado el periodo de aproximación y comienza la verdadera aventura», ha dicho el zamorano. Martín y Jorge participaron en la ya tradicional ceremonia de la Puja en la que, junto a sherpas y porteadores, piden la protección de los dioses en la ascensión a la montaña que se prolongará durante las próximas semanas.

En la primera jornada en la pared de la montaña, el grupo de montañeros alcanzó el campo 1 e incluso siguieron ascendiendo un poco más para situar el primer depósito de material que se utilizará para equipar los campos superiores a unos 6.972 metros, unos quinientos por encima del C-1.

La cordada tomó la decisión de dar la vuelta en ese punto ya que la salida se efectuó muy tarde y la noche se echaba encima. Estaba previsto que ayer, la salida se realizase un poco antes para poder seguir avanzando hacia el campo 2.

El tiempo está siendo bastante variado. La temperatura es agradable en torno al medio día, mientras que por la tarde suele nevar, como es habitual en el Himalaya.

Las noches suelen estar "animadas" por el ruido que producen las avalanchas de hielo y nieve que se producen entre el Jane (7.710 metros) y el macizo del Kangchenjunga que enmarcan el gran glaciar sobre el que se encuentra el campo base.

Todas las precauciones son pocas para evitar estos peligrosos aludes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook