El actual campeón del mundo de MotoGP, el mallorquín Jorge Lorenzo, ha dado una sorpresa mayúscula a los turistas y transeúntes que se encontraban en la Sagrada Familia, cuando se ha presentado en el templo de Gaudí encima de su Yamaha.

El piloto se ha detenido junto a la fachada de la Pasión y tras quitarse el casco ha descansado encima de su motocicleta como si lo estuviese haciendo en la parrilla de salida antes de una carrera.

Después de saludar a la gente y dejarse fotografiar, se ha colocado el casco y ha realizado una salida ante los aplausos de los atónitos turistas y peatones.

El vídeo de esta curiosa promoción, que se encuentra en el portal de MotoGP.com, refleja la sorpresa de cuantas personas se encontraban junto al templo, en la calle Sardenya, entre Mallorca y Procença, por donde ha llegado Lorenzo con su moto y donde le estaban esperando sus mecánicos.

El piloto mallorquín participará este fin de semana en el GP de Cataluña de MotoGP, donde defenderá su liderato en la clasificación general.