01 de abril de 2011
01.04.2011
40 Años
Montañismo

Ante el gran reto del Makalu

El zamorano Martín Ramos parte el día 5 hacia el Himalaya para intentar la ascensión a la que sería su octava cumbre de un ocho mil

01.04.2011 | 02:00
Martín Ramos, junto a la alcaldesa Rosa Valdeón y la concejala de Deportes, Elvira Fernández.

El montañero zamorano Martín Ramos está a las puertas de una nueva aventura, de un nuevo reto, y que no es otro que el de hacer cumbre en una de las montañas más altas del mundo como es el Makalu (Himalaya) que tiene 8.463 metros de altura. Martín estará acompañado por el alpinista y médico asturiano Jorge Egocheaga. Ambos saldrán el próximo día 5 desde Madrid rumbo a Nepal (Katmandú).


En la matinal de ayer y en el Ayuntamiento de Zamora, la alcaldesa Rosa Valdeón fue la encarga de presentar ante los distintos medios de comunicación este nuevo viaje de Martín Ramos hacia el Himalaya donde al montañero zamorano le espera la quinta cumbre más alta del mundo como es la del Makalu, una cumbre que de conseguirla allá por el mes de mayo representaría el octavo ocho mil de este deportista zamorano cuya trayectoria fue reconocida la semana pasada tanto en la Gala Regional del Deporte como en la Provincial.


«Queremos trasladarle a Martín todo nuestro cariño y estímulo para ayudarle ante uno de los retos más importantes que va a afrontar en los próximos días en los que va a intentar un nuevo ocho mil como es el Makalu. Martín siempre tiene un gran espíritu de superación y esta nueva cumbre para él significa un hito más en su ya extensa carrera. Está considerado como uno de los mejores alpinistas de nuestro país y afortunadamente son muchos los reconocimientos que ha tenido por parte del mundo del deporte. Se va a enfrentar a este reto con las capacidades que ya ha demostrado con su amplia experiencia y con su buena preparación, y también quiero que cuente con el apoyo moral de todos los zamoranos. Se va con todo nuestro apoyo y le deseamos los mayores éxitos», apuntó Rosa Valdeón sobre la nueva aventura que Martín Ramos iniciará la próxima semana.


Por su parte, Martín Ramos, tras agradecer las palabras de la alcaldesa, reconocía que para él era «bastante difícil estar aquí antes de marchar porque la última vez que estuve aquí fue después de hacer cumbre en el Annapurna».


Sobre su estado físico, afirmaba que «estoy casi recuperado porque todavía tengo molestias en mi tobillo izquierdo de un esguince que sufrí hace unos días pero confío en que los médicos tengan razón y que me han dicho que en pocos días voy a estar disponible para afrontar este nuevo reto; no obstante, me han dicho que tenga cuidado porque la lesión es reciente pero el Makalu es una montaña que tiene una aproximación muy larga de unos diez días de caminar por ella pero en plan tranquilo hasta llegar al campo base; será un tiempo suficiente para entonarme y poder estar al cien por cien».


Del programa de viaje que lleva en su mochila, Martín Ramos recordó que «el año pasado por estas fechas ya estábamos en Nepal porque salimos de Madrid el 26 de marzo y ahora nos vamos el 5 de abril. La diferencia es de 10 días y cuando lleguemos a Katmandú, volaremos hacia Tumuncal desde donde comenzaremos la caminata de diez días. Todo está enlazado para no perder ni un solo día en una ciudad como Katmandú en la que evitaremos su caos urbano que agota. El día 7 de abril iniciaremos la aproximación hacia la montaña».


De los dos problemas habituales que aparecen en algunas de sus expediciones, como es el económico y el tiempo, señaló: «El primero nunca se soluciona; el dinero ayuda y tengo que agradecer tanto al Ayuntamiento como a Rearasa con Carlos Alonso al frente, la ayuda que me prestan que es toda la que pueden y que me permiten seguir haciendo mis aventuras y seguir teniendo mis sueños. Todo el presupuesto no está cubierto pero tengo mucha ilusión y he tirado para adelante con alguna que otra cojera. En cuanto al plazo del tiempo que llevo, creo que es suficiente porque en 1999 ya estuve en el Makalu y una de las cosas por las que no hice cumbre, fue porque me tuve que volver ya que se me acababan los días de vacaciones con los que contaba. Doce años más tarde vuelvo a esta montaña con mucha más experiencia y viendo los resultados del Annapurna el año pasado, si ahora las cosas van como tienen que ir, pues llevamos tiempo de sobra aunque también es verdad que en la montaña nunca llevas asegurado nada. En condiciones normales y si tenemos la esperada ventana del buen tiempo, por falta de días no va a haber problema».


«Esta montaña tiene 8463 metros y es una de las más altas del mundo y la ruta por la que vamos, que es la normal, tiene un recorrido muy largo porque desde el campamento base hasta la cara por la que se asciende pues hay que dar la vuelta a la montaña; es una trayectoria muy larga que requiere mucho desgaste y luego tiene 400 metros más que el Annapurna y a esas altitudes significa muchas horas y esfuerzo. Tanto mi compañero Jorge Egocheaga con el que vuelvo, como yo, vamos muy bien y tenemos muchas horas de experiencia juntos en la montaña. Tengo muchas ganas de lograr este ocho mil sin oxígeno pero habrá que esperar más o menos mes y medio para saber si lo conseguimos o no», puntualizó un Martín Ramos al que, por supuesto, le preocupa «la meteorología. En un ocho mil y en el día de cumbre se necesita un buen tiempo porque el viento a esas alturas no para de soplar y las temperaturas son muy bajas; dependerá mucho de esa sensación de frío que dé el viento de que podamos hacer cumbre o que nos tengamos que dar la vuelta. Además de la condición física de uno, también influye que el día que elijas para hacer cumbre salga con buen tiempo».


-Huescarán 6.7888 m. Andes del Peru. Julio 1985.


-Bolivia 95. Cordillera Real. Junio 1995: Huayna Potosy. 6.091 m.; Condoriri. 5.663 m.; Ala izquierda 5.545 m.; y Illimani 6.457 m.


-Expedición al Aconcagua 6959 m.. Enero 1997.


-Expedición al Cho-Oyu 8.201 m. Primavera 1997. Alcanzado la cota de


7.700 metros.


-Shisha Pangma Central 8.008 m. En 1998.


-Makalu 8.463 m. Primavera 1999. Alcanzando la cota de 8.000 metros.


-Expedición castellano-leonesa «Samuel Rubio» al Everest 2001.


-Cho-Oyu /Shisha Pangma. Primavera 2002.


-Everest cara norte sin oxígeno. Primavera 2003. Alcanzado la cota de


8.650 metros.


-Expedición al Gasherbrum II. Verano 2004.


-Nanga Parbat. 8.125 metros. Julio 2005.


-Karakorum. Julio 2008: Gasherbrum II. 8.035 m. y Broad Peak 8.407 m.


-Expedición al K2. Verano 2009. Alcanzando la cota de 7.900 metros.


-Annapurna 8.091 m. Abril 2010.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook