24 de septiembre de 2010
24.09.2010
40 Años
Fútbol: Primera División

Un lobo con cara de niño

De Gea, que con 19 años destaca por su gran aplomo y frialdad, se ha convertido en el guardameta del momento

24.09.2010 | 02:00
De Gea, en el partido frente al Barcelona. / Foto Efe

Los que le conocen bien desde hace unos años a ese guardameta larguirucho con cara de niño lo comparan con un lobo. «Tiene aplomo, desparpajo, es frío», expone Ángel Mejías, ex portero del Atlético de Madrid y en la actualidad responsable del filial en esa posición. Efectivamente, con 19 años David de Gea (Madrid, 7 de noviembre de 1990) destaca por su carácter imperturbable, aparte de sus intervenciones bajo los palos. Lleva casi una temporada demostrándolo al máximo nivel, pero en los tres últimos días ha dejado lo mejor de su repertorio frente al Barcelona y el Valencia. Por eso, los grandes de Europa ya se lo rifan.


«Transmito tranquilidad, yo no tiemblo», admite De Gea, que hace sólo un año era suplente del suplente. Venía de un verano difícil, con la sensación de que su club de siempre no le hacía mucho caso. Tras despedir a dos veteranos como Leo Franco y Coupet, el Atlético se había gastado 4,5 millones de euros en Sergio Asenjo, además de repescar por un millón a Roberto del Recreativo. Tan mal lo vio De Gea que estaba dispuesto a marcharse a la Premier League para jugar en el Wigan del técnico español Roberto Martínez.


Pero se quedó y una feliz coincidencia para él -la convocatoria de Asenjo para la sub-21 y una lesión de Roberto- le dio la oportunidad de darse a conocer. Y de qué manera. Fue fundamental en los dos títulos logrados en los últimos meses (Europa League y Supercopa) y la afición le ha promocionado al hueco que dejó Fernando Torres como símbolo del Atlético de Madrid.


De Gea tuvo que pagar peaje por su privilegiado físico. Pegó un estirón tan rápido, hasta llegar al 1,92, que durante un tiempo sufrió problemas en la espalda y en las rodillas, ya que se le salían las rótulas. El trabajo de fortalecimiento le ha permitido convertirse en un portero completo: un tallo que domina con solvencia el juego por alto sin perder agilidad para responder a los lanzamientos rasos. Futbolísticamente también creció a toda prisa, hasta el punto de que Vicente del Bosque le incluyó en la primera relación de guardametas para el Mundial e insinuó que el futuro es suyo.


También el presente. El miércoles, en plena búsqueda de un sustituto para Van der Sar, Alex Ferguson siguió desde el palco de Mestalla una nueva exhibición del chaval, al que curiosamente le apodan Van der Gea. El Madrid y el Barcelona, con porteros que ya rondan la treintena, también han echado el ojo a esta joya, con contrato hasta 2013 y una cláusula de rescisión de 20 millones.


Además de sus condiciones futbolísticas, los que conocen más de cerca a De Gea destacan lo bien amueblada que tiene la cabeza. El domingo, después de haber respondido a casi todos los misiles del Barcelona y escuchar cómo el Calderón coreaba su nombre, acertó a decir: «¿De qué te valen los piropos si no te llevas los tres puntos?». Buen compañero, De Gea salió en defensa de Sergio Asenjo cuando peor lo estaba pasando: «Ser titular es un orgullo, pero eso no quita que me duelan los pitos a Asenjo en el Calderón».


Así es De Gea, un lobo en el campo con cara de niño, un profesional del fútbol al que su padre sigue llevando a entrenar desde su pueblo, Illescas (Toledo), a 55 kilómetros de la ciudad deportiva del Atlético de Madrid. A la hora de la verdad, él es el encargado de conducir muchas veces a su equipo hasta la gloria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas



Giro de Italia

Giro de Italia 2017

Giro de Italia 2018

Vive en directo las etapas del Giro de Italia. Consulta la clasificación y el palmarés de la ronda italiana.

 

Enlaces recomendados: Premios Cine