02 de septiembre de 2010
02.09.2010

España espanta fantasmas «La presión no nos deja jugar

02.09.2010 | 02:00
España espanta fantasmas «La presión no nos deja jugar

Ricardo Molinelli, Esmirna (Turquía)


Esmirna (Turquía), Efe


Victoria sin brillo de España, obligación de victoria cumplida y a pensar en Canadá. No hubo susto esta vez para la selección, tampoco cabía demasiado inquietud frente a Líbano, aunque la presión pudo por momentos al equipo de Scariolo, que tardó en conseguir ventajas importantes para decantar el partido.

La selección salió a jugar con la misma ilusión que el que tiene que cumplir condena en galeras. Trasladado a vocabulario más actual, un auténtico marrón.

En condiciones normales este partido hubiera sido un gran día para descanso de los titulares y fogueo de los menos utilizados por Sergio Scariolo, pero había que ganar y ¡hasta Líbano nos bajó del guindo! al ganar el primer cuarto por 22-21.

Tras los primeros escarceos y las ventajas españolas, el técnico italiano comenzó la rotación antes de lo habitual, aunque acabó igual, sin ningún titular en pista. Resultado: Líbano se subió a las barbas de los españoles.

Scariolo tuvo que rectificar, por fin, sobre la marcha y comenzó a dar entrada en pista a titulares, aunque de momento tampoco fue la solución, porque Líbano siguió peleón y en busca del milagro.

La ayuda, que ya les vale, fue que Vroman, su mejor jugador cometió la tercera personal y le pitaron una técnica, la cuarta, por protestar en el minuto quince (30-31). Ahora sí, la selección española con los titulares en pista y con un Líbano diezmado consiguió irse al vestuario con una ventaja relativamente cómoda, 32-43.

Scariolo mantuvo toda la carne en el asador, léase titulares en la pista, para evitar otra debacle como la de ante Lituania, con Marc Gasol como mariscal de campo y dominador absoluto de ambos tableros y aros, por arriba y por abajo.

Con 39-56, sólo 17 de ventaja, en el minuto 26.30, Scariolo volvió a jugar con los menos habituales, mientras que Vroman también regresó en Líbano. El partido se convirtió en un correcalles por momentos y, como novedad, el equipo español aumentó su ventaja anotando a placer, 47-72.

Los últimos diez minutos sirvieron para poco. España ganó y pagó su penitencia: tener que jugar a ganar contra Líbano. Para eso están los campeones del Mundo, de momento.

Cumplido el trámite y espantado de momento el fantasma de una nueva derrota, las peores noticias para España las llevaron Rudy Fernández y Juan Carlos Navarro. Ninguno jugó la segunda parte. Primero porque no fue necesario y segundo, porque ambos arrastran problemas físicos.

Curioso el caso de Rudy, que empezó a notar molestias en el descanso, unos picores por todo el cuerpo que pronto se convirtieron en grandes ronchas.

A Navarro, nada nuevo, le visitaron sus habituales molestias en la espalda, que están creciendo en los últimos días. Los médicos están muy encima de los dos jugadores.

España cierra hoy mismo la fase de grupos frente a Canadá (15 horas / La Sexta). El equipo americano ha perdido sus cuatro partidos y ya no tiene opciones de seguir adelante en el torneo. Una buena ocasión para que la selección española exhiba su potencial y despeje por fin las dudas que ha despertado en el comienzo del Mundial.

En cualquier caso, no hay margen de error para el equipo de Sergio Scariolo, que debe ganar a los canadienses para acceder a los octavos de final como tercera de grupo, antes la rocambolesca e improbable combinación de resultados que haría falta para encaramarse a la segunda posición. Si todo sale según lo previsto, Grecia sería el rival en la siguiente ronda y para los hipotéticos cuartos de final aguardaría el enfrentamiento con Estados Unidos.


<sergio scariolo>


Sergio Scariolo, entrenador de la selección española, mostró su satisfacción por la victoria ante Líbano y aseguró que «la sensación de presión» no deja jugar a su equipo como le gustaría. «Ante Líbano hemos conseguido una victoria tras una derrota y tiene un significado importante. En el primer cuarto la tensión, los nervios y la sensación de presión no nos dejan jugar», explicó Scariolo. «Después, cuando empezamos a jugar dentro, a cargarlos de faltas y a sujetar a El Khatib, ya tuvimos gran parte del trabajo hecho». El técnico habló de lo bien que salió la planificación del partido. «La idea fue cargar el juego interior, forzarlos a cerrarse en una zona y crear cielos abiertos para nuestros tiradores. En la segunda parte no fue necesario», dijo. Respecto al último partido de la fase de clasificación, ante Canadá, Scariolo fue claro. «Tenemos que ganar a Canadá, que ha merecido ganar sus últimos dos partidos. Tenemos que seguir nuestro camino y volver a jugar como sabemos, con una contribución importante de los jugadores de banquillo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Giro de Italia

Giro de Italia 2017

Giro de Italia 2018

Vive en directo las etapas del Giro de Italia. Consulta la clasificación y el palmarés de la ronda italiana.

 

Enlaces recomendados: Premios Cine