Madrid,

Iker Casillas, capitán del Real Madrid, se mostró cauto antes de la disputa del clásico, «el mejor de los últimos tiempos», elogió al Barcelona, especialmente a Xavi Hernández, y aseguró que se «cambiaría» por su eterno rival, que llega con cuatro puntos de margen, vivo en tres competiciones.

«No estaría preocupado si fuera jugador del Barcelona porque nos sacan cuatro puntos, son líderes y hacen buen juego. Es cierto que afrontan dos semanas importantes, pero todavía van primeros», dijo tras el entrenamiento de ayer el cancerbero madridista.

«Va a ser un partido bonito entre dos equipos que luchan por la Liga, en el que puede pasar de todo. Pero no entro en si pueden tener canguelo o no porque son líderes desde la jornada ocho y yo me cambiaría por su situación ahora mismo», añadió.

De cada frase que pronunció Iker Casillas sobre el Barcelona se extrae el máximo respeto e incluso la admiración por su «fútbol exquisito», aunque la fe del Real Madrid en la remontada y su racha de resultados son considerados por el portero argumentos de fuerza para acabar ganando la Liga.

«Es una cosa increíble lo que estamos haciendo en Liga. Hemos sacado una barbaridad de puntos. Con 78 gané un título liguero y ahora hay un equipo que tiene cuatro puntos más que nosotros. Es injusto que con lo bien que lo estamos haciendo no tengamos la Liga», afirmó.

«Pero el Barcelona lleva jugando un fútbol exquisito toda la temporada. El Real Madrid ha sido más irregular pero con buenos resultados. Por eso, es el mejor derbi que puede de los últimos tiempos. Ojalá que el madridismo disfrute y se vaya contento a casa», añadió.

El secreto del buen juego del Barcelona es para Iker Casillas la calidad de Xavi Hernández. «Messi y Eto’o son muy buenos pero mi predilección es Xavi. Si él está bien, el Barcelona está bien. Es quien maneja el juego», destacó.

Pese a los elogios, el portero madridista no firma el empate y no ve un favorito claro: «Es difícil hablar de favoritos. El Real Madrid porque juega en casa o el Barcelona porque es líder. Hace unas semanas se especulaba sobre si serían ya campeones y ahora puede pasar de todo. Un empate no nos dejaría contentos».

En caso de triunfo madridista, Casillas, con los pies en el suelo, pidió prudencia al madridismo: «Es lógico el entusiasmo que vive la afición por la racha que llevamos pero hay que ser prudentes. Todavía no hemos ganado, aunque lo hagamos ante el Barcelona, ellos seguirán líderes y nosotros tenemos un calendario más complicado».

Casilla señaló las dos próximas semanas claves para la lucha por el título. «Ellos tienen Liga de Campeones, Bernabéu y final de Copa. Un tramo final de mucho desgaste físico. Esperemos que con tanto partido importante lo acusen mentalmente», dijo.

Las claves para aspirar a ganar al Barcelona, destacó, pasan «sobre todo por la concentración, porque tienen jugadores muy desequilibrantes y hay que estar con mil ojos».

El Madrid prepara el clásico pendiente de Robben

El Real Madrid comenzó a preparar ayer el clásico en la ciudad deportiva de Valdebebas con la esperanza de recuperar al holandés Arjen Robben, mientras su rival, el Barcelona, tiene la mente puesta en las semifinales de Liga de Campeones ante el Chelsea.

Primer día de trabajo para el Real Madrid tras recortar la distancia del Barcelona a cuatro puntos, con la atención centrada en la evolución de Robben, que puede apurar los plazos de recuperación de su última lesión muscular para llegar justo al clásico.

No asomó el holandés por el césped del campo principal de entrenamiento y comenzó la semana recluyéndose en el gimnasio.

Posteriormente se puso en manos de los fisioterapeutas. El objetivo es rebajar unos días las tres semanas de baja que le fueron diagnosticadas tras sufrir ante el Getafe una rotura fibrilar en el músculo tríceps sural de la pierna derecha.

Menos esperanzas tiene su compatriota el centrocampista Wesley Sneijder, descartado por su lesión muscular para jugar ante el Barcelona, quien junto al argentino Fernando Gago, con ligeras molestias del encuentro del domingo, también se ausentaron del grupo en el primer entrenamiento con vistas al clásico.