Kikillo fue uno de los jugadores más destacados del Arcebansa Zamora, anotando dos goles y volviendo a estar perfecto atrás. El mostoleño hacía la siguiente valoración sobre el partido: «Hemos hecho una primera parte malísima, horrible. No hemos estado bien en el inicio de partido y lo positivo es que hemos llegado al descanso muy igualados. Ya en la segunda parte ajustamos mucho más la defensa y no permitimos tantas facilidades al rival. Además, materializamos las ocasiones que tuvimos y de ahí la victoria justa que hemos logrado», aseguraba.

Kikillo, por vez primera desde que llegó a Zamora en Navidad, anotó un doblete. Pese a ello, es consciente de que su misión no es esa: «He tenido suerte porque he anotado dos tantos cuando mi misión no suele ser esa. Aquí todos sumamos y lo importante es que vayamos sacando los puntos de tres en tres, independientemente de quien los anote. Debemos ser un bloque y es lo que nos llevará al objetivo».

El jugador mostoleño hablaba también de la afición, que se desplazó a Zamora en una cifra cercana a los setenta espectadores: «Lo cierto es que se han pegado un paliza terrible y por fin le hemos podido dar un triunfo fuera de casa en fase de ascenso. Al final nos hemos puesto a celebrarlo con ellos porque son un punto de apoyo muy importante para nosotros», aseguraba el jugador madrileño.

Por último, Kike Sedano ya empezaba a pensar en el próximo partido: «Sin ningún tipo de dudas, el del sábado que viene es el partido más importante que tendremos en casa en toda la fase de ascenso. Puede que sea el partido más importante del club en casa en toda su historia y seguro que el Angel Nieto será una fiesta. A ver si llegamos en buena forma a ese duelo y podemos darle otra alegría a nuestra gente, ya que un triunfo ante Burela nos daría un golpe de moral muy importante», terminaba el jugador procedente de Pinto tras su gran partido.