16 de julio de 2008
16.07.2008
MONTAÑISMO

Martín Ramos inicia el ascenso al Broad Peak

El zamorano afronta un segundo "ocho mil" tras haber coronado el Gasherbrum II hace poco más de una semana

16.07.2008 | 03:10
Martín Ramos, en la cumbre del G-II el pasado día 6 de junio

El zamorano Martín Ramos inició ayer la ascensión al segundo "ocho mil" que pretende coronar en esta su novena expedición al techo del mundo y tan sólo una semana después de alcanzar la cima del Gasherbrum II. Ramos afronta este nuevo reto en compañía del leonés Miguel Angel Pérez que se ha empleado a fondo en la equipación de sus sucesivos campos de altura en las últimas semanas tras renunciar a escalar el Gashebrum que ya coronó en 2004.
Ayer mismo, los dos amigos iniciaron el ataque al Broad Peak, una montaña muy cercana al K-2 que había sido elegido en principio como objetivo tras el G-II. Miguel Angel partió por la tarde camino del Campo I y de madrugada, Martín intentaría ascender de un tirón desde el campo base, hasta el II, donde se reunirían ambos. El ataque tiene que ser definitivo ya que el tiempo de permanencia en Nepal se les acaba y el domingo día 20 tienen contratados los porteadores para el regreso.
Ramos y Pérez aprovechan una ventaja de buen tiempo que han adelantado las previsiones meteorológicas.
Miguel Angel Pérez realizó un primer intento de cumbre el pasado fin de semana junto a una expedición iraní, un puñado de bielorrusos, un francés y un italiano. La vía normal discurre por la vertiente oeste. Se debe ascender hasta un collado situado a 7.800 metros, y desde allí escalar una arista de roca hasta la segunda cima de la montaña, situada a sólo 17 metros de altura de la principal, pero a más de un kilómetro de recorrido real.
Miguel Angel subió de un tirón hasta la cota 6.300 donde se instala el campo II. Al día siguiente seguiría hasta el III (7.100). Pero en el momento de afrontar el tramo final, las condiciones meteorológica empeoraron, lo que unido a la gastroenteritis que sufría el leonés, le obligaron a tomar la decisión de dejar la cumbre para otro momento que bien puede ser este fin de semana, aunque ambos reconocen que será complicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook