07 de julio de 2008
07.07.2008
MONTAÑISMO

Martín Ramos hace cumbre en el Gasherburn II (8.035 metros)

El montañero zamorano permanece en el campo III, a 7.050 metros, esperando que pase la fuerte nevada que caía ayer

07.07.2008 | 03:19
Martín Ramos hizo cumbre en la mañana de ayer junto a Jorge Egoechaga y Rafael García

El zamorano Martín Ramos alcanzó en la mañana de ayer la cumbre del Gasherburn (8.035 metros) a los doce días de que llegase al campo base de esta montaña del Karakorum pakistaní. De esta forma, Ramos corona su quinto "ocho mil" en las nueve expediciones que ha realizado al Himalaya desde que intentase sin éxito el Cho Oyu en 1997. El montañero zamorano está acompañado en la expedición que hizo cumbre en la mañana de ayer por el médico asturiano Jorge Egoechaga y por Rafael García Belderrain.
Según transmitió el propio Martín a su mujer Mercedes en la mañana de ayer, los tres compañeros alcanzaron la cumbre del Gasherburn II en torno a las 9 de la mañana tras una ascensión que se desarrolló con normalidad. Sin embargo en el descenso, una fuerte nevada les sorprendió y les obligó a refugiarse en el campo III, todavía a unos 7.050 metros. Los tres montañeros poseen una amplia experiencia y, pese al lógico desgaste que supone permanecer a esa altitud tanto tiempo, no deben tener problemas para continuar el descenso. Además, los parte meteorológicos prevén dos días de relativo buen tiempo para la zona con escasas precipitaciones que deben ser suficientes para que los montañeros regresen a la seguridad del campo base.
En esta ocasión, Ramos ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Zamora, la Diputación Provincial y la empresa Arquitectura en Piedra y Madera-Rearasa.
Martín Ramos llegó al campo base el pasado día 24 de junio acompañado por el leonés Miguel Angel Pérez quien compartió los primeros pasos de la ascensión con la intención de atacar el GI, pero las malas condiciones de la montaña y la escasez de expediciones que intentaban su escalada, le hizo desistir y desplazarse a la cercana Broad Peak donde se encuentra ya dispuesto a afrontar la fase definitiva de la escalada.
El día 26 dejaron ya instalado el campo I a unos 6.000 metros y al día siguiente pernoctarían en él para comenzar la aclimatación de altura. El campo base del Gasherbrum II, común con el del GI, se instala a unos 5.200 metros en el glaciar de los Abruzzos. La primera parte de la ascensión se produce por la Cascada de Hielo del glaciar meridional de los Gasherbrum que no es tan peligroso como, por ejemplo, el del Everest, pero necesita una buena equipación. Entre tres y siete horas puede llevar recorrer el trayecto hasta este primer campamento. A partir de ahí, la ascensión continúa por el espolón Moravec con una fuerte pendiente. El campo II se instala a 6.450 metros en un rellano resguardado y el campo III algo más arriba por la misma arista (7.050) que suele equiparse con cuerdas fijas para asegurar el descenso en caso de mal tiempo. La parte última de la ascensión coincide con la pirámide cimera casi geométrica que no reporta demasiadas dificultades técnicas.
Martín Ramos cuenta en esta ocasión con la compañía de uno de los himalayistas españoles de mayor prestigio como es el médico asturiano Jorge Egoechaga que suma ya ocho "ocho miles": Everest, Gasherbrum I, Cho Oyu, Nanga Parbat, Shisha Pangma, Manaslu, Broad Peak y Dhaulagiri. Ambos podrían plantearse la ascensión al K-2 en las próximas semanas siempre que el estado físico con el que desciendan del GII se lo permita. El K-2 es la segunda cumbre más alta del planeta pero, tal vez, la más difícil.
Esta es la segunda ocasión en la que Martín Ramos afronta la ascensión al GII. El primer intento se produjo en 2004 cuando acudió al Karakorum también con Miguel Angel Pérez y con Julio Coloma. El mal tiempo hizo que el ataque a la cumbre se retrasase mucho y el zamorano tuvo que emprender el viaje de vuelta por motivos laborales.
Ramos inició su carrera himalayista en 1997 en el Cho Oyu protagonizando un intento fallido. Un año más tarde, en una expedición organizada por la Agrupación Montañera Zamorana, alcanzaría la cumbre en el Shisha Pangma.
En 1999 volvería a fallar en su intento de hollar el Makalu. Su segundo «ocho mil» sería el mismísimo Everest, formando parte de la expedición «Samuel Rubio» en 2003 aunque con oxígeno artificial. Su asignatura pendiente con el Cho Oyu la aprobó en 2002 y un año más tarde intentaría subir el Everest sin oxígeno pero el exceso de «tráfico» en las inmediaciones de la cumbre le hizo desistir de su empeño. En 2004 viajó por primera vez al Karakorum para intentar el Gasherbrum con el resultado ya expuesto. Hace tres años viajó de nuevo con Miguel Angel Pérez al Nanga Parbat con un éxito rotundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook