El argentino Agustín Calleri avanzó ayer a los cuartos de final del torneo Internacional de Tenis de Sydney, donde se enfrentará al checo Radek Stepanek, al eliminar al español Carlos Moyá, finalista del año pasado, por 6-3, 6-3, en una jornada aciaga para los favoritos.

Desde el comienzo del partido el argentino demostró una gran agresividad y presionó constantemente a un mallorquín que demostró muestras de cansancio, producto de haber llegado a esta ciudad el lunes por la noche y debutado el martes sin haber tenido mayores oportunidades de descansar.

Pero ello no quita mérito a la gran actuación del cordobés, que demostró encontrase en excelente estado físico, desarrollando un juego sólido y eficaz que Moyá no pudo contrarrestar.

En el primer set Calleri rompió el saque de Moyá en el octavo juego, y en la segunda manga lo volvió a hacer en el tercero.

Moyá pareció reaccionar en el octavo quebrando el servicio del argentino, pero dicha reacción fue efímera, ya que Calleri volvió a romper el del mallorquín en el noveno, ganó el décimo y firmó su continuidad en el torneo.

Moyá, que venía de perder ante su compatriota Rafael Nadal en las semifinales de Chennai, fue el último de los cabeza de serie en abandonar el Abierto de Sidney en una jornada en la que cayeron todos los grandes favoritos.

El número cinco del torneo se fue en esta ronda junto a otros grandes tenistas como el máximo favorito, el francés Richard Gasquet, que perdió ante el ruso Dmitry Tursunov por 3-6, 6-3, 6-4, y el local Hewitt que sucumbió ante Guccione por 7-6 y 7-6.