Salvador Guardia, el pívot valenciano que jugó en el CB Zamora hace unas temporadas, y que ahora milita en el Alta Gestión Fuenlabrada, se convirtió el domingo, por primera vez en su carrera deportiva, en el jugador más valorado en una jornada del Campeonato de Liga ACB.

El pívot llegó al CB Zamora, en aquella época Vino de Toro Zamora, en la temporada 1994/95 procedente del CB Salamanca. Tras un año en la capital del Duero, donde tampoco fue de los destacados del equipo blanquiazul -algo complicado con jugadores como Milleras, Aguado o Miñana- viajó hasta Huesca para jugar en ACB.

Salva Guardia (2,06 metros y 33 años y 13 temporadas en la máxima competición del baloncesto español) acabó sumando 29 puntos, con 10 de 12 en tiros de dos y 3 de 6 en lanzamientos triples, que le convirtieron también en el máximo anotador de la jornada.

Esta cifra establece su nuevo tope en la competición, que hasta ahora registraba los 25 puntos conseguidos en la jornada 23 de la temporada 2001-02, cuando se enfrentó al C.B. Granada defendiendo los colores del Caja San Fernando.

Además, el jugador del Alta Gestión Fuenlabrada fue el mejor bajo los tableros, logrando capturar 8 rebotes y completó su actuación con 1 recuperación y 6 faltas personales recibidas, que cerraron su estadística con 34 puntos de valoración.

Igualmente, esta cifra supone su nuevo récord en la ACB, superando en 2 puntos el que hasta ahora era su tope, los 32 logrados en la temporada 2002-03, curiosamente también ante el conjunto de Girona, aunque entonces vistiendo los colores del C. B. Granada).