El entrenador del Zamora CF se mostró lógicamente contrariado por un empate que el equipo no mereció: «Ha sido un partido condicionado por el terreno de juego. El equipo intentó cosas, hubo momentos en los que se equivocó porque intentó tocar más la pelota de lo que se podía». Raúl negó que el equipo se hubiera conformado con el 2-0 porque entonces, él mismo estuvo constantemente encima de sus jugadores: «Veí ciertas cosas que tenían que mejorarse. Conformarse es ir para atrás, cambiar jugadores tácticamente y hemos hecho lo contrario. Hemos buscado jugadores que estuvieran al cien por cien porque a Quini se le reprodujo la molestia en el dedo; cambiamos a un jugador de talande defensivo como Juanlu por otro similar, más fresco; y hemos cambiado por obligación a un jugador de banda como Encinas. No nos hemos conformado, hemos procurado ganar el partido».

Raúl insistió en el problema del estado del terreno de juego: «Se ha ido poniendo cada vez más difícil y la supuesta superioridad técnica se ve contrarrestada por un fútbol de desplazamiento, de cuerpo a cuerpo, y era muy complicado, independientemente de las ocasiones de gol que hayamos podido tener, y de la última jugada de partido con la expulsión de Ballesteros». Respecto a esta polémica jugada, el entrenador del Zamora se lamentó de que «no se pite lo que vemos todos y que alguien me diga lo contrario. Y encina nos cuesta perder un futbolista, a mi me echa del campo por salir del área técnica levantando los brazos. Eso es lo que me decepciona, lo demás, hay que jugar con ello. El campo estaba muy mal, tratar de tocar la pelota a veces era contraproducente porque había muchísimas imprecisiones. Teníamos todo muy claro, que era jugar por las bandas, correr sin balón... pero claro, en otras condiciones. Este tipo de campo no nos favorece y se trataba de salvar el resultado porque hemos tenido muchas más ocasiones que ellos, bastantes más». Insistiendo en la actuación arbitral, Raúl añadió «quiero pensar en que a lo mejor hay un protagonismo desmesurado. Porque, vaya premio que sacamos en esa jugada, de un posible penalti a la expulsión de un jugador. No se que pensar pero esto es lo que nos decepciona a los que amamos esta profesión».