Efe.- El ciclista español Carlos García Quesada, del equipo belga Unibet.com, logró el triunfo más importante de su carrera al llevarse la victoria absoluta en la Vuelta a Andalucía/Ruta del Sol, que resultó un tanto extraña por el diseño del trazado y el comportamiento del pelotón.

La 52a. edición de la Vuelta a Andalucía quedó vista para sentencia en la primera etapa, la que unió la localidad malagueña de Antequera con la granadina de Otura, al pie de Sierra Nevada y muy cerca de la residencia de los hermanos García Quesada, Adolfo y Carlos.

Los hermanos García Quesada querían dar una alegría a sus paisanos y en especial a los de La Zubia, su villa natal. Lo consiguieron, pues se disputaron el triunfo de la jornada entre ambos, que se decantó del lado de Adolfo y al mismo tiempo daban un golpe a la carrera, pues junto a cinco corredores más se presentaron con más de media hora sobre el pelotón.

A las primeras de cambio la prueba pasaba a ser cosa de siete, de los García Quesada, los también españoles Rodrigo García (Kaiku), Isasi (Euskaltel Euskadi) y Pasamontes (Quick Step), el suizo Oliver Zaugg (Saunier Duval) y el costarricense José Adrián Bonilla (Comunidad Valenciana).

Fue una jornada atípica que nada favorece al ciclismo, ya que a punto estuvo de dejar fuera de carrera al resto de los participantes, al campeón del mundo, el belga Tom Boonen, que venía de conseguir media docena de victorias en la Vuelta a Qatar, al esprinter de moda de los últimos años Alessandro Petacchi, al tres veces campeón del mundo Oscar Freire, a Mercado y Cabello vencedor de la pasada edición, entre otros. Por tan sólo una veintena de segundos se salvaron.

Tras lo sucedido en la jornada inaugural, la prueba recuperó su normalidad, aunque con dos carreras en una: la lucha por la general que era cosa de siete, y los triunfos parciales, cuyos máximos aspirantes eran los numerosos y buenos esprinters que se dieron cita en la carrera con los mencionados Boonen, Petacchi, Freire, Cooke y Brown.