Minsk.- El debut de Emilio Sánchez Vicario como capitán de Copa Davis se inicia hoy en Minsk, donde el conjunto español intentará abrirse paso a los cuartos de final ante Bielorrusia, conjunto que cuenta con dos únicos jugadores de calidad, Max Mirnyi y Vladimir Voltchkov, las "Dos Bestias", pero con suficiente peligro para hundir cualquier escuadra.

En la patria de las espectaculares Natasha Zvereva y Olga Barabanchikova, reconvertida en cantante "pop", el conjunto bielorruso emerge como uno de los más encarnizados rivales que podía tocar al español en primera instancia.

Bielorrusia no pierde un eliminatoria desde 1995 cuando Ucrania se impuso por un apretado 3-2. Después, nueve triunfos en casa han hecho de este equipo un valladar inexpugnable a domicilio.

Uno de los que ha tenido mucho que ver en esta fenomenal racha es Mirnyi, un gigante de 1,96 metros, de 28 años, 32 del mundo individual, y tercero en dobles, que acabó la temporada pasada con 666 saques directos y que en 14 partidos disputados en Minsk, cuatro de ellos en el Football Manege Stadium, escenario este fin de semana de la confrontación, no sabe aún de qué color es la derrota.

En una pista que el croata Goran Ivanisevic, máximo exponente del amor al juego ultra veloz, ha calificado de «demasiada rápida», tras probarla en el torneo de Zagreb la semana pasada, España busca sus opciones. Y lo hace con el ojo puesto en la eliminatoria que disputan, en Graz, Suiza y Australia, sin Roger Federer y Lleyton Hewitt en la contienda, y del que saldría su rival en cuartos, ya para el fin de semana del 7 al 9 de abril.

Pero antes de que esto suceda, España debe medirse con la "Legión de Minsk", con Mirnyi y Voltchkov, ambos nacidos en esta ciudad, donde serán llevados en volandas cada día por 4.769 aficionados que se refugiarán en este estadio para cambiar las bajas temperaturas (20 grados bajo cero) por la pasión del juego.