El técnico del Zamora, Baltasar Sánchez Martín "Balta", continúa imprimiendo un fuerte ritmo a sus hombres durante la primera semana de pretemporada y así ayer la plantilla rojiblanca afrontó otra doble sesión de entrenamiento.

«Siempre que da comienzo una temporada y hay un proyecto nuevo, en la cabeza de uno siempre hay unas perspectivas buenas. Durante estos primeros días el comportamiento de los jugadores es excepcional, tienen muy buena predisposición para hacer el trabajo», señalaba Balta a LA OPINION EL CORREO DE ZAMORA sobre lo que están siendo los primeros días de trabajo en pretemporada.

«Hace un par de días empezamos a incidir con la táctica y la verdad es que la gente viene muy avanzada; esto quiere decir que han estado con entrenadores que a lo mejor también trabajando zonal como lo hago yo y la verdad es que en los aspectos genéricos de movimientos hay muchas cosas en común y esto te ayuda bastante. También es verdad que toda la gente del año pasado también saben lo que quiero y esto para los nuevos es una ayuda. Pienso que la evolución del equipo tiene que ser más rápida que la del año pasado».

Sobre el equipo que quiere Balta para la nueva campaña, el míster rojiblanco indicaba que «el patrón de juego va a seguir siendo el mismo, un 4-4-2 que se puede convertir en un 4-2-3-1 o incluso en un 4-5-1 o en un 4-3-3, todo en función del rival. Cuando vea las evoluciones de los futbolistas en estos partidos de pretemporada, a lo mejor tengo en la cabeza un sistema y quizá tenga que modificar algo en función de las cualidades de mis futbolistas, aunque cuando les fichamos ya les conocíamos y todos están dentro de la filosofía que quiero».

Balta matizó que «el Zamora tiene que ser un equipo muy equilibrado tanto el aspecto defensivo como en el ofensivo. Se tiene que caracterizar por ser agresivo tanto para recuperar la pelota cuando no la tengamos como para mantenerla cuando esté en nuestra posesión. Lo de presionar para robar el balón y jugar en línea no lo vamos a cambiar y será como el año pasado».

Por último, Balta aseguró que la plantilla está cerrada aunque tampoco descartó que a finales de pretemporada se pudiese producir una última incorporación que

se trataría de un jugador sub´23: «La plantilla, prácticamente, está cerrada, salvo que en algún puesto determinado que crea conveniente se pueda reforzar el equipo para equilibrarlo aún más, pues

a lo mejor incorporaríamos un sub´23».