Las diez de la mañana es la hora fijada para la celebración de la primera de las cuatro regatas previstas el lunes en el Lago de Sanabria. El primero es el turno, como es tradicional, de los barcos de damas individuales y dobles en todas las categorías, de senior a cadete, junto a los canoístas -también dobles e individuales- juveniles y cadetes, los chicos cadetes de K1 y K2 y las damas veteranas que reman en K1. Una hora más tarde, tomarán la salida los hombres senior y juveniles de K1 y K2, los senior en C1 y C2 y los veteranos en K1 y C1.

A las doce, se disputa la prueba de hombres juvenil y cadete en C4, de hombres cadetes K4 y de damas K4 de senior a cadete. La última regata, a las 13.00 horas, está destinada a los hombres senior en K4 y C4 y los juveniles en K4.

El responsable de seguridad, Indalecio Alvarez Campano, no olvidó recordar que la competición se desarrolla en un Parque Natural y que los aficionados deberán «tener especial cuidado en respetar el lugar para evitar problemas». El despliegue de seguridad lo completan la Guardia Civil, Protección Civil, los Bomberos y Cruz Roja, junto a los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente.