Mariah Carey continúa siendo la indiscutible reina de la Navidad: 'All I Want for Christmas Is You' ocupa esta semana el primer puesto del Billboard Hot 100, la lista de sencillos más exitosos en Estados Unidos. Y no es de extrañar. Desde que se publicara en 1994, como parte del LP 'Merry Christmas', es considerado el villancico pop por antonomasia. Aunque, en un primer momento, no todos creyeron que triunfaría. Sobre todo, porque apareció justo en el mayor pico de popularidad de la diva. En concreto, un año después de ver la luz su tercer trabajo de estudio, 'Music Box', el cual despachó la friolera de 28 millones de copias gracias a 'Hero' o 'Without You', una versión del baladón popularizado en 1970 por la banda galesa Badfinger.

Uno de los que expresó sus reticencias fue el coautor y coproductor del himno, Walter Afanasieff, colaborador habitual de Carey desde 1990 a 1998. En una entrevista que concedió en 2014 a 'Billboard', con motivo de su vigésimo aniversario, aseveró: “Por aquel entonces, no había muchos artistas con álbumes navideños. No era una ciencia conocida, en absoluto, y no había nadie que hiciera grandes temas nuevos de ese tipo. Pensar que llegaría al número uno, que impulsaría las ventas de un disco… no teníamos ni idea de eso”. Y agregó: “Para mí es una especie de acontecimiento cósmico que ocurre una vez cada cinco mil millones de años. En las últimas dos décadas se han escrito miles de canciones navideñas originales. Pero, por alguna razón, 'All I Want for Christmas Is You' se convirtió en esa canción. Nos sentimos afortunados porque fue la última que entró en el canon navideño. Después, la puerta se cerró de golpe. Simplemente, se cerró”.

Tommy Mottola, entonces director ejecutivo de Sony a la par que su esposo, fue quien la alentó a lanzar 'Merry Christmas'. Ella se negaba a hacerlo, ya que tras el éxito de 'Music Box' vio la estrategia como un paso atrás en su carrera. Aun así, aceptó. Originalmente el disco sólo iba a incluir versiones de villancicos ya conocidos. Sin embargo, por petición del mismo Mottola, Carey y Afanasieff se reunieron en 1993 para componer una pieza que emulara el característico muro de sonido de Phil Spector.

Afanasieff detalló en Billboard: “Empecé a tocar un poco de 'rock’n’roll' al piano y a hacer 'boogie-woogie' con la mano izquierda. Eso inspiró a Mariah para llegar a la melodía: ‘No quiero mucho para Navidad’. Y luego empezamos a cantar y a jugar con este 'boogie' de 'rock ‘n’ roll 'que, de inmediato, se convirtió en el núcleo de lo que terminaría siendo 'All I Want for Christmas Is You'”. En el verano de 1994, una vez los dos definieron la letra definitiva, registraron la canción en un estudio de Nueva York engalanado con luces navideñas.

Ahora bien, la estrella comparte una versión algo diferente de cómo se gestó. En numerosas ocasiones ha declarado que ella es la autora en exclusiva de la letra. Es decir, que la compuso sola y no en compañía de Afanasieff mientras él tocaba el piano. La última vez que lo dijo fue en 'Parade', en diciembre de 2021: “Comencé a escribirla en un teclado DX7 o Casio que tenía en una pequeña habitación de la casa en la que vivía, en el norte del estado de Nueva York. Escribía todo lo que se me ocurría. Todas las cosas que me recordaban a la Navidad, que me hacían sentir festiva y quería que otras personas sintieran".

Como cabría esperar, Afanasieff está muy dolido. “Todos los años, por estas mismas fechas, tengo que defenderme porque mucha gente simplemente no cree que soy el coautor. Ella es la que convirtió el tema en un éxito, lo cual es increíble. Pero está claro que no comparte el mérito con los demás. Como resultado, ha dañado mucho mi reputación y me ha dejado un sabor agridulce en la boca. Pese a ser un gran acontecimiento para mí, mi vida está amenazada en Internet porque los fans de Mariah me acusan de haberle robado”, afirmó en 2019 a las páginas de 'Variety'.

Polémicas aparte, hay algo innegable: 'All I Want for Christmas Is You' sigue siendo una mina de oro. Según estimaciones de 'The Economist', sólo por la canción, Carey ganó 60 millones de dólares entre 1994 y 2016, con una media de 2,6 millones al año. Y, cada vez que es reproducida en una plataforma de 'streaming', percibe un céntimo de dólar. La lotería le tocó hace mucho tiempo.