«Todos podemos cambiar el mundo». El gran lema del filántropo neoyorquino Bill Drayton se vio elevado ayer a la categoría de axioma con la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Drayton creó en 1981 la organización Ashoka, una entidad que «ha proporcionado financiación y servicios de apoyo profesional a más de 3.000 líderes emprendedores sociales de más de 70 naciones», subraya el fallo del jurado.

El jurista Antonio Garrigues Walker, presidente del jurado, dio lectura a un acta que subraya el «papel fundamental» de Drayton «en el desarrollo del emprendedor social como motor para la transformación social y económica de los países». El texto explica que el galardonado «apoya fundamentalmente a las personas», y agrega que «acuñó el término de emprendedor social para describir a aquellos que combinan los métodos pragmáticos y orientados a resultados de un empresario con los objetivos de un reformador social».

Fue en 2005 cuando Ashoka comenzó a trabajar en España, donde actualmente tiene en marcha 25 proyectos «que han supuesto una alternativa sostenible para el tercer sector», indica el jurado.

El acta enfatiza que Ashoka cuenta con «un riguroso proceso de selección» para elegir a los emprendedores sociales a través del examen exhaustivo de sus proyectos de innovación y cambio, su potencial impacto en la sociedad y su motivación y carácter ético. Desde que en 1982 Ashoka nombró a los primeros «emprendedores sociales» en la India, unas 3.000 personas han sido designadas miembros de la organización.

Algunos reciben un apoyo económico para sus proyectos; otros, los considerados sénior, obtienen con el nombramiento un reconocimiento para los proyectos que llevan a cabo.

Así lo concibió Bill Drayton, nacido en 1943 en Nueva York, quien estudió en Harvard, Oxford y Yale. Desde muy pronto, se involucró en numerosas iniciativas destinadas a procurar la mejora social de su entorno y se vio fuertemente influido por Martin Luther King y Gandhi, así como por la figura del emperador indio del siglo III a.C. Ashoka.