19 de septiembre de 2010
19.09.2010
Cibeles Fashion Week

Nicolás Vaudelet se siente Camarón

El diseñador ha presentado su colección El Caballo inspirada en el mundo ecuestre

18.09.2010 | 23:18

El mito y el empaque del cantaor de San Fernando inspira la colección primavera-verano de Nicolás Vaudelet para El Caballo: la silueta calé, sus colores y combinaciones barrocas son los claros protagonistas de la época estival de 2011 del modisto para El Caballo. Amante de la copla y el flamenco, el diseñador francés presenta, entre mucha espuela y mucho toque ecuestre, su nueva colección, 'Me siento Camarón'.

Si hay algo que define la nueva colección de este fichaje de oro de El Caballo, esos son sus trajes de chaqueta. Vaudelet reinventa el clásico traje masculino, convirtiéndolo en la prenda base de su primavera- verano 2011.

Sastrería de hombre con patrones entallados, cortes ricos y geométricos chaquetas cruzadas o rectas, smoking y trinchera se combinan con prendas 'oversize'. El clásico vestido de verano se ve sustituido por pantalones rectos o anchos con pinzas y cargo de tiro bajo.

Sin embargo, también prendas como las camisas almidonadas riñen con monos, petos, shorts o faldas de volantes.

En sus propuestas para la próxima temporada primavera-verano, Vaudelet juega con un gama de colores que van desde el tierra y el terracota hasta el ceniza, pasando por el castaño, el albero, la masilla y la brasa. Los guiños más alegres de la colección vienen envueltos en una amplia gama de rojos, así como el clásico azul Klein.

No podían faltar en la colección del francés detalles como plumas de varios colores, espuelas adornando sus altísimas plataformas, así como las carteras patchwork de vaquetilla vegetal. Entre los complementos destaca, sin embargo, un fantástico bolso 'Frankenstein'.

Nicolás Vaudelet reinventa el traje de chaqueta para remarcar la figura de la mujer.

El rosa invade la primavera-verano de Juana Martín

La propuesta de Juana Martín para la primavera de 2011, se presenta inspirada en el Capri de finales de la década de los 50 principios de los 60, desde un punto de cambio constante y sensual de la mujer, al mas puro estilo Dolce Vita.

Las transformaciones en las siluetas liberan una colección de gran significado. Las prendas en la mayor evolución, de grandes volúmenes, cinturas bien marcadas, atractivas siluetas, chaquetas estructuradas.

La feminidad aparece de máxima importancia, requerida en nuevos tejidos tecnológicos, mezclado con sedas naturales. El color y el brillo parecen como signo de sensualidad. Juana Martín apuesta por las sedas naturales, el tul, tejidos de nuevo uso, tejidos tecnológicos, algunos de ellos con detalles de pailletes; el cual ha dado cabida a una espléndida forma creativa.

Los tonos rosas y violetas son los auténticos protagonistas de la colección de Juana Martín, colores que invaden los grandes volúmenes, las cinturas marcadas y las siluetas que conforman el look de una mujer renovada, femenina que se desprende de sus ataduras para sentirse como un espíritu libre.

El toque más original de sus propuestas vienen de la mano de detalles en forma de rosa que invaden las mangas de sus vestidos.

En primera fila del desfile y sin perder detalle de las propuestas de estos dos diseñadores, Paula Echevarría, Carla Hidalgo e Isabel Tocino son algunos de los rostros famosos que acompañaron a los diseñadores.

Juana Martín libera a la mujer de sus ataduras para convertirla en un espíritu libre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mascotas

Toda la información sobre mascotas

Foto
Enlaces recomendados: Premios Cine