Quejas de usuarios de la N-631: "la nueva capa de rodadura es mínima"

Vecinos de la zona piden un "mayor control" de las obras que se ejecutan entre Tábara y Rionegro, porque el firme de la carretera "está peor que antes"

Tramo de la carretera en la que se han ejecutado obras de reposición del firme en la N-631.

Tramo de la carretera en la que se han ejecutado obras de reposición del firme en la N-631. / Cedida

"Lamentable". De esta forma, usuarios de la carretera Nacional-631 valoran la segunda fase de las obras de reposición del firme que se están ejecutando en un tramo de 32 kilómetros y que concluirán a finales de verano.

Usuarios cuestionan la "mínima" capa de rodadura aplicada, ya que "no alcanza ni un centímetro", lo que provoca que "no cubra los bultos que ya tenía la carretera". Por este motivo, consideran que sería preciso ejercer un mayor control de las obras que se ejecutan en una carretera muy transitada, especialmente durante el verano, ya que es la principal vía de comunicación entre la capital zamorana y Sanabria.

Nueva capa de rodadura extendida sobre la carretera. | Cedida

Nueva capa de rodadura extendida sobre la carretera. / Cedida

Reconocen los afectados que, ante una capa de rodadura tan fina, "es imposible apisonar bien el firme" por lo que, tras la ejecución de las obras, la vía "está quedando peor que estaba".

A modo de ejemplo, destacan que en el cruce de la carretera que conecta Ferreras de Abajo con Camarzana se puede apreciar a simple vista "el firme antiguo que ya sobresale del nuevo", pocas semanas después de que comenzaran las obras, lo que, en su opinión, evidencia la "deficiente" intervención.

Ante esta situación, reclaman un "mayor control" de las obras que se ejecutan en la N-631, porque "o el coche tiene buenos amortiguadores o te mareas", a la vez que reiteran que en el tramo en el que se ha intervenido a lo largo de las últimas semanas "ya hay baches y se está levantando la capa de rodadura".

Comparación del antiguo firme y la nueva capa extendida en la carretera

Comparación del antiguo firme y la nueva capa extendida en la carretera / Cedida

Por su parte, fuentes de la subdelegación del Gobierno recuerdan que las obras en la carretera "tienen un proyecto de ejecución y una dirección facultativa para que se haga conforme a derecho y a la legislación". Del mismo modo, matizan que las obras tienen un plazo de garantía de, al menos, un año y que, si se aprecian deficiencias una vez concluidas "no serán recibidas".

Durante la segunda fase del proyecto está previsto intervenir un tramo de 32 kilómetros, entre Tábara y Rionegro del Puente, aunque la obra se paralizará en agosto, para evitar que afecte a la circulación durante el mes que más tráfico registra la vía.

La remodelación de la N-631 cuenta con un presupuesto de 7,69 millones de euros, y se completará hasta el kilómetro 56 en una segunda fase que abarca 32 kilómetros, en lugar de los 41 inicialmente previstos por la ampliación de la primera, en la que se llevó a cabo la reposición del firme desde la A-66 hasta Tábara.

Suscríbete para seguir leyendo