Las vigilantes de la salud de la cabaña ganadera zamorana

El Laboratorio de Sanidad Animal realiza al año más de cien mil análisis de enfermedades sujetas a control oficial

La plantilla es cien por cien femenina, integrada por tres técnicos veterinarios y cuatro auxiliares de laboratorio

"La sanidad veterinaria cada vez es más exigente, tener cualquier enfermedad en la cabaña supone unas barreras comerciales muchas veces insalvables". Cristina Pérez del Amo acredita así la importancia del Laboratorio Provincial de Sanidad Animal de Zamora, dependiente de la Junta de Castilla y León, donde se diagnostican y vigilan enfermedades para garantizar la salud animal, el primer eslabón en la cadena de seguridad alimentaria que ofrezca al consumidor alimentos sanos, seguros y de calidad.

Con uno de los mayores censos de ovino de España y un relevante peso del porcino, la sanidad animal adquiere un calado fundamental en la cabaña ganadera zamorana. Del buen estado sanitario de los animales –también el vacuno y caprino– depende una potente industria agroalimentaria, tanto lechera como quesera o cárnica que son fuentes de riqueza muy importantes en Zamora. "Cuantos más altos sean los estándares sanitarios, más fácil es el acceso a los canales comerciales y más mercados estarán disponibles para el comercio de animales" argumenta Pérez del Amo, directora del Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora.

El centro es una pieza básica en la Red de alerta sanitaria, y por tanto, del Sistema de Vigilancia Epidemiológica en Sanidad Animal. Situado en el complejo de la Granja Florencia, forma parte de la Red de Laboratorios de Sanidad Animal de Castilla y León, formada por ocho laboratorios (uno en cada provincia) y uno regional ubicado en León que es el centro coordinador y de referencia de la comunidad.

Una plantilla cien por cien femenina, integrada por tres técnicos veterinarios y cuatro auxiliares de laboratorio, realiza ensayos clínicos sobre muestras de origen animal para la investigación de enfermedades sujetas a control oficial.

Cuantos más altos sean los estándares sanitarios, más fácil es el acceso a los canales comerciales

Son tres los motivos que clasifican estas enfermedades. Por un lado, aquellas que suponen un riesgo para la salud pública porque pueden transmitirse de los animales al hombre o viceversa. "Se calcula que entre un 65-70 % de las enfermedades humanas son zoonósicas, es decir, que podrían tener su origen en los animales". Es el caso de la brucelosis, tuberculosis o gripe aviar, enfermedades sujetas al control oficial de este laboratorio de la Junta por el riesgo que suponen para la población humana.

Laboratorio Provincial de Sanidad Animal de Zamora

Laboratorio Provincial de Sanidad Animal de Zamora / Miguel Ángel Lorenzo

Se diagnostican también aquellas enfermedades que no suponen un riesgo para la población humana, pero sí para la cabaña ganadera, pudiendo provocar pérdidas en la producción y limitaciones en el movimiento pecuario. Por ejemplo, pestes porcinas o fiebre aftosa que, "si se extienden pueden producir muchísimas pérdidas y, en un caso extremo, llegar a ser la ruina del sector en una zona determinada" precisa Pérez del Amo.

Y en tercer lugar están sujetas a control oficial, y por tanto al diagnóstico del laboratorio, aquellas enfermedades que comprometen la sanidad y diversidad de la fauna silvestre. Por ejemplo, mixomatosis en lagomorfos (liebres y conejos) o la septicemia hemorrágica en peces. "En principio no suponen un riesgo ni para personas ni animales, pero tienen que estar monitorizadas y sometidas a controles para saber en qué situación se encuentra y si por alguna causa aumenta la incidencia".

En su conjunto, el Laboratorio Provincial de Sanidad Animal de Zamora realiza más de cien mil análisis al año y se diagnostican hasta once enfermedades de las especies de bovino, ovino, caprino y porcino. En ovino y caprino se controla la brucelosis (la provincia está oficialmente indemne desde 2013), una enfermedad que empezó con una incidencia altísima, se consiguió reducir con la vacuna y actualmente se realiza una vigilancia permanente. "Haber alcanzado el estatus de oficialmente libre de una enfermedad nos permite no sangrar a todos los animales, aunque se realiza un muestreo aleatorio de las explotaciones para tener monotorizada la enfermedad".

Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora

Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora / Miguel Ángel Lorenzo

Se analiza también la tuberculosis en caprino, la enfermedad de Maedi Visna/CAE (de acuerdo con un programa iniciado en mayo de 2007) y la agalaxia contagiosa, cuyo programa fue aprobado en diciembre de 2016. En cuanto al ganado bovino, se diagnostican seis enfermedades: brucelosis (oficialmente indemne la provincia desde 2017), tuberculosis, paratuberculosis, la leucosis enzoótica, la perineumonía contagiosa y la rinotraqueitis infecciosa. Además, se diagnostica la enfermedad de Aujeszky en el ganado porcino.

En plena era del One Health (Salud Única), la salud humana, salud animal y el medio ambiente, toman especial relevancia los laboratorios de sanidad animal

"Nosotras realizamos los ensayos, pero las medidas a adoptar en cada explotación son decisión de los servicios veterinarios oficiales de la sección de Sanidad y Producción Animal" precisa la directora del Laboratorio Provincial, que desde 2004 opera en un edificio nuevo de 1.200 metros cuadrados. El centro está distribuido en la zona técnica, con espacio de recepción de muestras, sala de calibración, laboratorio de serología, laboratorio de PCR y sala de necropsias. Además, hay un área administrativa y de almacén.

Allí se reciben muestras a través de los servicios veterinarios oficiales (en la provincia hay 11 unidades veterinarias), que son los responsables del control sanitario de las explotaciones en cada comarca. También pueden llegar muestras de los agentes medioambientales por localización de un animal sospechosamente enfermo, por ejemplo, liebres, murciélagos, topillos o peces por una mortandad en el río.

En este centro también se preparan y acondicionan muestras que se remiten a otros laboratorios donde se desarrollan técnicas que el Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora no tiene implantadas, por ejemplo, extracción de sueros para otros diagnósticos serológicos o extracción de encéfalos para diagnóstico de rabia.

Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora

Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora / Miguel Ángel Lorenzo

Y además son funciones del laboratorio la distribución de material de diagnóstico (tuberculina) o de material inmunológico (vacunas); la preparación y distribución de materiales para obtención y conservación de muestras; calzas para diagnóstico de salmonella, hisopos y medios para diagnóstico de agalaxia, antibióticos antimicóticos para conservación de muestras víricas. La programación de actuaciones en colaboración con la Sección de Sanidad y Producción Animal de Zamora. La formación del personal adscrito al laboratorio y de estudiantes en prácticas, gestión de programas informáticos o grabación de resultados y emisión de informes de análisis.

El Laborario de Sanidad Animal atiende igualmente a veterinarios de Cooperativas, ADS y libres o titulares de explotación que entregan muestras para su análisis. Presta asesoramiento técnico a Unidades Veterinarias y realiza necropsias y toma de muestras en cadáveres de diferentes especies animales, así como la gestión de residuos clínicos y biológicos.

Ante un consumidor, con exigencias crecientes de calidad, y cuando emerge con fuerza el concepto sanitario One Health (Salud Única), la salud humana, salud animal y el medio ambiente, toman especial relevancia los laboratorios de sanidad animal como vigilantes y guardianes de la cadena que nace en la granja y llega a la mesa.

En ese contexto Cristina Pérez del Amo alude al propio lema de la profesión veterinaria "Hygia pecoris, salus populi", es decir la higiene del ganado es la salud del pueblo. Por ello velan estas siete guardianas en el laboratorio de la Granja Florencia.

Suscríbete para seguir leyendo