Morales exige la resolución del contrato de la piscina, que no abrirá este verano

El Ayuntamiento responsabiliza a la empresa concesionaria con la que mantiene un litigio judicial por impagos y los desperfectos del centro deportivo

Bañistas disfrutan de la piscina de Morales del Vino en una temporada anterior. | J. N. (Archivo)

Bañistas disfrutan de la piscina de Morales del Vino en una temporada anterior. | J. N. (Archivo)

La piscina de Morales del Vino no abrirá sus puertas este verano. Así lo ha confirmado la alcaldesa, Carmen Lorenzo, quien ha reconocido que la empresa encargada de la gestión de la piscina de verano y del resto de instalaciones del centro deportivo Morales Sport «no tiene intención» de abrirla, ante lo que el Ayuntamiento exigirá la resolución del contrato, con la que espera además poner fin a un largo proceso judicial.

Reconoció la alcaldesa que, a estas alturas del mes de junio, la piscina de verano ya debería estar preparada para su apertura, pero la abundancia de hierbas y maleza y el «color del agua» acumulada en el vaso, indican que la empresa ha decidido no abrirla.

En este punto, aseguró que el Ayuntamiento remitió a la concesionaria un requerimiento por escrito, en el que solicitaba información relativa a la apertura de la piscina, que la empresa no ha respondido. Comprende Lorenzo la preocupación y el malestar de los vecinos, pero «tenemos las manos atadas», ya que la concesión de las instalaciones del centro Morales Sport sigue en vigor, lo que impide al Ayuntamiento acceder al interior del recinto para poner a punto la piscina y que pueda ser utilizada por los usuarios.

«No es culpa del Ayuntamiento», reiteró la alcaldesa, quien aclaró que «somos los primeros interesados en que se abran tanto la piscina de verano como el resto de las instalaciones deportivas» que, salvo el gimnasio, están cerradas al público.

Además, eximió de responsabilidad al equipo de Gobierno que, como aclaró, por recomendación de los abogados del Ayuntamiento debe evitar «cualquier acto» que perjudique a los intereses del municipio, por lo que «tenemos que limitarnos a intentar agilizar los trámites para exigir la resolución del contrato y para que la explotación del centro deportivo se pueda adjudicar de nuevo».

Los problemas con la concesionaria del servicio se remontan a 2019 cuando la Corporación Municipal decidió incoar un primer expediente de reclamación de deuda, en base a los pliegos que regulaban la adjudicación y que obligaban a la empresa a abonar un canon y hacer frente al pago de los suministros de agua, luz y gas, así como al mantenimiento de las instalaciones.

Dos años después de que la empresa cerrara la piscina climatizada por la pandemia, el Ayuntamiento decidió iniciar otro expediente tras la inspección de las instalaciones, cuyos desperfectos fueron valorados en 278.000 euros.

En marzo de 2023, el Pleno del Ayuntamiento acordó por unanimidad incoar otro expediente por «infracciones graves», conflicto que terminó en la vía judicial, después de que la empresa reclamara el pago de casi dos millones de euros por «daños y perjuicios».

En este punto, la alcaldesa ha confirmado que el pasado 12 de junio el juzgado de lo Contencioso Administrativo de Zamora ha dictado una sentencia favorable al Ayuntamiento, sobre la que la empresa ha solicitado una «aclaración».

El siguiente paso que tiene previsto dar el Ayuntamiento de Morales del Vino es exigir la resolución del contrato de concesión del servicio de gestión del centro deportivo, adjudicado en 2015 y por un periodo de 20 años.

En principio, hasta que no se pueda resolver el contrato la piscina permanecerá cerrada y no podrá ser utilizada durante el verano. Ante esta situación, vecinos de Morales han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas, por la que reclaman la apertura del recinto deportivo y de baño.

Suscríbete para seguir leyendo