Mascaradas como catalizadores culturales del medio rural

El encuentro "Las tradiciones como esencia del territorio" recala en Zamora para debatir sobre el desarrollo de los ritos locales

Los participantes posan en la entrada del Museo de Los Carochos. | Fundación Godofredo Garabito y Gregorio

Los participantes posan en la entrada del Museo de Los Carochos. | Fundación Godofredo Garabito y Gregorio

Irene Barahona

"Debatir sobre la situación de las mascaradas como tradición, qué necesidades tienen para su conservación y qué aportan tanto a la oferta cultural como a la oferta turística del territorio". Así es como Manuel Baladrón, presidente de la Asociación Cultural Amigos de la Filandorra, ha resumido el encuentro que ha tenido lugar en el Museo de Los Carochos de Riofrío de Aliste y en el que personas de diferentes ámbitos y perfiles han discutido sobre el presente y el porvenir de las mascaradas de Zamora.

La charla coloquio "Las tradiciones como esencia del territorio", ha sido impulsada desde la Fundación Godofredo Garabito y Gregorio dentro de su proyecto "Castilla y León Importa". La cita ha acogido las voces de representantes como Baladrón para debatir sobre los caminos que estas tradiciones deberían recorrer en la provincia. A su lado, lo han acompañado Pepe Calvo, director del Museo Etnográfico de Castilla y León, Daniel Boyano, colaborador en la recuperación de las mascaradas, Esmeralda Folgado, creadora del proyecto "Lana y Candil" y Guillermo Garabito, presidente de la fundación organizadora. El encuentro se ha transmitido a través de la cuenta en la red social X (antiguo Twitter) de la fundación, que puede localizarse en su perfil @fundacionggg para verlo en diferido.

Cómo hacer de las mascaras una palanca para el desarrollo cultural de la zona ha sido una de las cuestiones principales que los ponentes han puesto en común, como resume Baladrón sobre la puesta en común de las ideas de cada uno de los participantes, en especial, sobre cómo un turismo masificado puede dañar la conservación de las mascaradas de Zamora en vez de ayudarlas. Como ejemplo del rumbo "a evitar", Baladrón destaca los Caretos de Podençe, la tradición portuguesa cuya protección de la Unesco ha derivado en que este ritual esté "muy masificado, casi no los puedes ver". Y es que en su opinión aunque "sin turismo no vive la mascarada, no queremos que se masifique para no perder la esencia" y destaca cómo en Abejera ya han cambiado adaptado detalles como fechas y horas para hacerla más accesible.

El relevo general y el estado actual de esta tradición en la provincia han sido otros de los aspectos abordados en la jornada en los que la conclusión ha sido favorable de manera unánime. Por su parte, la discrepancia ha llegado en el debate de la entrada de la mujer en las mascaradas, algo que Baladrón defiende "hay que potenciarlo para que las mujeres se incorporen pero tiene que llegar con naturalidad", ha dicho sobre un proceso de adaptación "duro" en el medio rural y una simbología de personajes femeninos que siempre han sido representados por hombres.

Suscríbete para seguir leyendo