La Escuela de Folclore de Sanabria clausura el curso

Exhibición de música tradicional y baile en la Plaza del Castillo

El alcalde de Puebla anuncia el concierto de Carlos Núñez dentro del programa del Verano Cultural

Alumnos y profesores de la Escuela de Folclore de Sanabria han cerrado el curso con una exhibición de música tradicional y baile en la Plaza del Castillo, ante un público que eligió un larga hora de cultura popular en vivo que 90 minutos de fútbol en caja. El alcalde de Puebla de Sanabria, José Fernández Blanco, señaló las 90 matrículas de este año de una escuela que es de toda Sanabria. Abogó por recuperar la normalidad “falta el volver a los sitios, olvidar el pasado y echar valentía y volver a salir”. 

En clave de música de folk anunció el concierto de Carlos Núñez dentro del programa del Verano Cultural. Apuntó que “mientras se oigan las gaitas, los pueblos seguirán vivos”. 

Los profesores Mario, Gumer, Carolina y Teresa, tuvieron su reconocimiento público al frente de las aulas y la logística de la escuela. La actuación contó con uno de los profesores más veterano y referencia en la música popular sanabresa y provincial, Edelio González Fernández. Gaita, tambor, pandero y pandereta y hasta alguna dulzaina sonaron en el colorido recital.

Y sin más prolegómenos arrancó la actuación con un “Pasacalles de Pedraza” y “Granero” un “agarrao” del célebre gaitero Julio Prada de Ungilde, abriendo con la actuación del grupo de primero de Pandereta. La “Jota de Nuez”, “Montañesa” el “Rengue de Entrepeñas” y un “Pascalles” de Portugal. “El Baile Sanabrés” una pieza en cinco partes se interpretó parcialmente, dos de ellas, “Garrucho de Robledo” y “Jota de Cervantes”. 

Por primera vez el grupo de panderetas ha aprendido a tocar el pandero cuadrado, que si bien había cierta costumbre comarcal, por influencia gallega, de tocar a mano se ha aprendido a tocar con mazo y con “Maragatería”. 

Y con un indudable razonamiento “todos los pueblos son bonitos” se pasó al baile de Santa Marta de Tera, Charro y Jota. La figura del desaparecido Julio Prada sigue enriqueciendo el aprendizaje musical, con su legado que lejos de dormir, espabila las actuaciones esta vez con la interpretación de “La Muñeira” y para completar “Habas” de Sanabria. 

El aula de pandereta y pandero ha aprendido este año a tocar de “mano vuelta” por influencia de las vecinas tierras leonesas. La música es para oír pero es un desperdicio no bailarla, así el grupo de baile tradicional aprovechó todas las músicas y todos los pasos aprendidos, hasta que vuelvan repetir asignaturas en la próxima convocatoria de septiembre, cuando se abra otra vez el curso.

Suscríbete para seguir leyendo