Honra al protector de las "cosas perdidas" en dos pueblos de Aliste

Los mozos de Riofrío y Sarracín reviven la tradición de venerar a su patrono, San Antonio, con el canto y ofrecimiento del ramo

Llegada de los jóvenes a la iglesia de Sarrracín portando el ramo. | Ch. S.

Llegada de los jóvenes a la iglesia de Sarrracín portando el ramo. | Ch. S.

A la vera de la Sierra de la Culebra, dos pueblos alistanos de un mismo municipio, Riofrío y Sarracín, cumplen con la tradición de venerar y honrar con misa, procesión, ofrecimiento y el canto del ramo a san Antonio de Padua: patrono de los mozos, una de las partes más importantes a nivel social antes y ahora de los pueblos.

Antaño la celebración coincidía con el 13 de junio, día de la festividad, pero ahora se traslada al sábado para que puedan acudir y participar quienes, en particular los mozos, por motivos de estudios o trabajo residen fuera. Se trata en ambos pueblos de "fiesta grande y de guardar", que se decía antaño, una de esas festividades donde en la procesión salía el pendón y se tiraban cohetes, en este caso siempre con los mozos como protagonistas.

En Riofrío manda la tradición que el ramo se corte la víspera o en su caso el día de la fiesta por la mañana, y por norma suele ser un espino florido e ir portado por uno de los mozos. Benjamín Chimeno fue el mayordomo, Adrián Chimeno hizo el ofrecimiento y cantaron el ramo David Casas, Alberto Casado, Daniel Casas, Jorge Blanco, Alejandro Rodríguez y José Miguel Canas.

Un momento de la misa en honor a San Antonio en Riofrío. | Ch. S.

Un momento de la misa en honor a San Antonio en Riofrío. | Ch. S. / Chany Sebastián

Canto y ofrecimiento tiene lugar antes de la homilía: "Los jóvenes hoy festejan / la fiesta de su Patrono / y este desde su trono / de los males los aleja". Una vez cantado el ramo el mozo toma la palabra para echar el ofrecimiento: "Habiendo ya terminado / estos amigos queridos / de cantar a San Antonio / ese ramo tan florido, / quiero ofrecérselo al santo / en nombre del pueblo mismo, y también en el de todos/ los jóvenes de Riofrío".

Espectacular ramo de San Antonio en Riofrío de Aliste. | Ch. S.

Espectacular ramo de San Antonio en Riofrío de Aliste. | Ch. S. / Chany Sebastián

Tras la misa salía la procesión con san Antonio portado por los mozos. El "mayordomo de los mozos" fue el encargado de portar la vara de san Antonio coronada por flores y una imagen del franciscano nacido en Lisboa en 1191 y fallecido en Padua en 1231.

Antiguamente se hacia la rosca de San Antonio cuya elaboración correspondía al "mayordomo de los casados", la cual se repartía por la tarde, una vez finalizado el rosario. A cada cofrade le daba un trozo según la parte que había aportado. Lo normal eran dos huevos y un tazón de harina.

En Sarracín de Aliste antiguamente las fiestas en honor a san Antonio tenían tanto arraigo e incluso algunos dicen que más que las patronales del mes de septiembre. Este año los mayordomos de san Antonio y encargados de la organización fueron los mozos Juan Moldón Arias y Alfonso Arias Malvaseda. Cantaron el ramo Diego Ochoa Fernández, Adrián Arias Blanco, Mario Fernández Vara, Sergio Canas Pérez y Marc Villar Molinero.

Comenzaron los festejos el jueves con pasacalles con "Los Chirlos" por cortesía de la asociación "Diablos de Sarracín", misa y merienda popular ofrecida por el coto de caza de Sarracín. Ya el viernes movido nocturna con una verbena popular con la orquesta Expresión.

Ramo de Riofrío de Aliste

Ramo de Riofrío de Aliste / Ch. S.

La iglesia de San Miguel acogía la misa con el canto y el ofrecimiento del ramo por parte de los mozos y la procesión. Tarde infantil en la era con juegos para los más pequeños y folclore con la actuación de Manteos y Monteras, para finalizar con los bailes nocturnos que estuvieron amenizados por el grupo Icaro.

San Antonio de Padua ha sido considerado en Aliste también como el patrono de las "cosas perdidas" y en todas las familias había una persona, normalmente la abuela, que se sabía de memoria el responso para llegada la necesidad o la hora echarlo.

La encargada de responsar para lo extraviado, muy en particular cuando se trataba de vaca, oveja o cabra y se temía por su vida, para librarla del lobo la raposa (zorra): "Si buscas milagros mira / muerte y error desterrados, / miseria y demonio huidos/ leprosos y enfermos sanos". En la mayoría de los pueblos era fiesta para los animales. El 13 de junio no se podían unir las vacas para ir arar o tirar del carro, tenían descanso obligado, por lo cual se solían llevar de mañana a pastar, tarea reservada a los rapaces, dedicándose los mayores a la tarea del esquileo y mela (marca con pez) de las ovejas con vistas a que estuvieran listas, libres de la lana, para la trashumancia.

Suscríbete para seguir leyendo