Día del Mundo Rural en Zamora: "Cuidando a las personas y los pueblos"

La diócesis de Zamora celebra en Losacio el día en el que jóvenes y mayores reivindican la ayuda al prójimo como la esencia de quienes habitan el territorio

Algunos de los participantes reparten distintivos durante la jornada en Losacio. | Ch. S.

Algunos de los participantes reparten distintivos durante la jornada en Losacio. | Ch. S.

Las personas que nacieron, crecieron y vivieron en los pueblos tienen el derecho a seguir disfrutando de sus vidas mediante en cuidado de cercanía en los lugares que se han convertido en el alma y corazón de unas vidas, las suyas, donde llevaron por bandera ser ayudados y ayudar a quienes lo necesitaban.

Esta podría ser la conclusión del Día del Mundo Rural de 2024 en la diócesis de Zamora celebrado en la tarde de ayer en la localidad de Losacio de Alba bajo el lema "Cuidado de las personas. Cuidado de los Pueblos", promovido el Movimiento Rural Cristiano y el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos.

Los participantes pudieron cumplir con creces el objetivo de mostrar "nuestro orgullo de ser y vivir en un pueblo, pero también, a la vez, hacer un llamamiento de atención a la sociedad y a las administraciones sobre las necesidades y las virtudes que se tienen quienes viven en el Mundo Rural. En definitiva, que tomemos conciencia de nuestro ser de pueblo y reclamar la dignidad para el Mundo Rural".

Los Movimientos Rurales Cristianos MRC y MJRC eligen para la celebración del Día del Mundo Rural cada 15 de mayo, coincidiendo con la festividad de San Isidro Labrador. Luego cada diócesis elige otra fecha para organizar una celebración más cercana y en este caso el Equipo de Pastoral Rural Misionera, encargado de la organización directa junto al Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos, se decantaron por Losacio. La ermita de Nuestra Señora la Virgen del Puerto, situada en la antigua Era y uno de los emblemas del pueblo, fue el lugar de encuentro.

Los participantes iniciaron allí el recorrido camino del pueblo. Un paseo donde se hicieron tres paradas para conocer experiencias de cuidados y concienciar de ello. Llegado a la Plaza Mayo de Losacio se leía un manifiesto.

La ermita de Nuestra Señora la Virgen del Puerto de Losacio. | Ch. S.

La ermita de Nuestra Señora la Virgen del Puerto de Losacio. | Ch. S. / Chany sebastián

El Movimiento Rural Cristiano y el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos quisieron hacer llegar a la sociedad sus reflexiones y preocupaciones en el ámbito de los cuidados en el mundo rural: "Queremos poner en valor que en el mundo rural el cuidado entre las personas de un pueblo o una comarca forma parte de nuestra esencia rural. Que, además de los familiares, los cuidados son llevados a cabo por los vecinos, amigos, o incluso asociaciones vecinales. Que los cuidados de proximidad y cercanía son los más adecuados para que los niños, jóvenes, mayores, discapacitados y otras personas con necesidades, pueden desarrollarse con personas en una sociedad en la que todos nos conocemos y nos ayudamos".

Mostraron su agradecimiento a las distintas administraciones públicas todo el esfuerzo que están haciendo en el mundo de los cuidados: "esfuerzo que repercute directamente en la calidad de vida de las personas con necesidad de cuidados, pero también en el desarrollo de los pueblos ya que, dichas inversiones, implican la creación de empleo local y el fomento de las relaciones personales".

El Movimiento Rural Cristiano y el Movimientos de Jóvenes Rurales Cristianos aprovecharon la cita en Losacio de Alba para pedir "a las personas que vivimos en el mundo rural que sigamos apostando por una vida donde el cuidado de los demás sea un valor muy importante y a la vez sea esencia de las personas que compartimos nuestra vida y trabajo en los pueblos. Que dejemos a un lado los individualismos que impregnan nuestra sociedad y vivamos en las comunidades que siempre han sido los pueblos donde las personas más vulnerables han sido las más protegidas".

Se incidió en "Que la cercanía y los cuidados que podamos dispensarnos entre nosotros los hagamos extensivos a las personas que vienen a nuestro país en busca de una vida mejor, a los niños indefensos, mujeres maltratadas, las personas con discapacidades y les consideremos personas valiosas y dignas en el más amplio sentido de las palabras".

Celebración del Día del Mundo Rural en la era de Losacio. | Ch. S.

Celebración del Día del Mundo Rural en la era de Losacio. | Ch. S. / Chany sebastián

Por último se quiso reivindicar y se reivindicó que desde las instituciones más cercanas, como es el caso de los ayuntamientos, las parroquias y asociaciones, potencien el cuidado de los sectores más desfavorecidos y que la cercanía y la proximidad sigan siendo un signo de identidad de nuestros pueblos. Que las instituciones más grandes y lejanas como las Diputaciones, Comunidades Autónomas y el Estado "favorezcan y potencien que las personas necesitadas de cuidados puedan seguir estando en sus casas, en sus pueblos, con sus gentes, dado que ello redundará en el bienestar de las personas y la fijación de habitantes en el medio rural".

Rogando que "el cuidado de las personas con necesidades no sea mercantilizado ni objeto de ganancias económicas para unos pocos, en detrimento de la cercanía y el cariño que como personas se merecen". Desde los Movimientos Rurales Cristianos "seguimos convencidos de que la vida en los pueblos merece la pena, porque es una vida en comunidad, una vida de relaciones cercanas en la que yo cuido, me cuidan y cuidamos y por eso, en este Día del Mundo Rural convencidos, cuidado de las personas, cuidado de los pueblos".

Entre otros participaron el arcipreste de Aliste y Alba Ángel Carretero Martín y el párroco del Equipo de Pastoral Rural Misionera Teo Nieto Vicente. Se culminó la jornada plantado un árbol y con una merienda compartida.

Suscríbete para seguir leyendo