Plan de emergencia de presas en Ribadelago: Todo en orden

El ejercicio de alarmas de las presas rompe la monotonía de Ribadelago

El subdelegado califica de “satisfactorio” el “simulacro” del Plan de Emergencia de presas

La población escucha las pruebas de sirena de las presas Puente Porto, Playa, Garandones, Vega de Conde, Moncabril y Cárdena

Así han sonado las sirenas de alarma en Ribadelago

A. S.

El subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco, calificaba de “todo satisfactorio” el ejercicio de implantación de los Planes de Emergencia de las presas del sistema Moncabril, donde la parte más relevante para la población fueron las pruebas de sirena de las presas Puente Porto, Playa, Garandones, Vega de Conde, Moncabril y Cárdena, implementado por Endesa, dentro del Primer Plan de Emergencia de las presas que estuvo operativo en la provincia.

Precisamente desde la sala de emergencia de la presa de Cárdena se efectuaba, poco antes de la una de la tarde, la llama satélite con la Plaza de España de Ribadelago Nuevo donde se realizó la prueba de las alarmas, que afecta directamente a los habitantes. La visita del subdelegado para estas pruebas es además el recuerdo de la catástrofe de Vega de Tera como “un homenaje a todas esas personas e intentar que sucesos tan trágicos no se vuelvan a repetir”. 

El delegado comprobaba así “el sistema redundante de comunicaciones, por fibra óptica y telefonía por satélite porque tiene que garantizar y asegurar en todo momento la comunicación en todos los organismos implicados en la gestión de la emergencia”. Unido al sistema de alerta a los vecinos con bocinas acústicas de inicio y final de la emergencia. Ochos sirenas componen ese sistema acústico “principalmente de Ribadelago Viejo y Ribadelago Nuevo porque están en la zona inundable, a 30 minutos para casos de evacuación”. 

Plan de emergencia de presas en Ribadelago

Plan de emergencia de presas en Ribadelago / Araceli Saavedra

Blanco señalaba además los más de 92 decibelios registrados “muy por encima de lo exigido” como declaraba Blanco, y comprobados mediante un sonómetro en la Plaza de España, frente a los 65 decibelios mínimos de sonido, y ante las quejas de algunos vecinos del ejercicio del pasado año que no oyeron la señal acústica.

Una potente señal, previo aviso a la población, sacaba de casa a más de un vecino a la Plaza del pueblo nuevo que se había despistado y “no me acordaba” unido al amplio dispositivo de Guardia Civil “que algo ha pasado”. Y tras esa confusión inicial y reparar en la fecha “todo lo que se haga es bien venido”, reconocían dos vecinas a las puertas de uno de los establecimientos junto al cine, edificio coronado con la antena y los emisores de la señal acústica. 

El ejercicio “da seguridad a la población por si pasase cualquier cosa que, es difícil que pase la rotura de una presa, pero nos da garantía ante cualquier tipo amenaza que pudiera haber” afirmó el subdelegado. Recalcó que los planes de emergencia “son planes dinámicos, vivos, que se van mejorando. La ciudadanía, vecinos y vecinas, son parte fundamental”. En conclusión “es para generar más seguridad”.

Plan de emergencia de presas en Ribadelago

Plan de emergencia de presas en Ribadelago / Araceli Saavedra

Ángel Blanco señaló además que “no podemos olvidar lo que ocurrió el 9 de enero de 1959, donde 144 personas fallecieron, de una población de Ribadelago de 532 habitantes, por la rotura de una presa que inundó el pueblo”. 

Rafael Armas Mouriño, director de Explotación y de Planes de Emergencia de Endesa señaló que este ejercicio se hace anualmente para comprobar su funcionamiento, y prevista con la participación del Comité de Plan de Emergencia. Armas subrayó la insistencia en la implantación de esto planes “para que la población sepa lo que tiene que hacer en caso de emergencia, porque disminuye el resultado ante un mismo evento”.

Y en el pueblo sería interesante “que esto lo hicieran en verano, que hay más gente”. A pie de casa “se oye bien desde todas las casas”. E incluso desde el Cañón del Tera que devolvía a la plaza un eco distante.

Suscríbete para seguir leyendo