Tábara se blinda contra la llegada de macrogranjas al entorno de La Culebra

El Ayuntamiento modifica las normas urbanísticas y rebaja la superficie edificable de 2.000 a 750 metros cuadrados en el término municipal

Término municipal de Tábara, en el entorno de la Culebra. | Ch. S.

Término municipal de Tábara, en el entorno de la Culebra. | Ch. S.

El Ayuntamiento de Tábara, cuya Corporación Municipal preside el alcalde Antonio Juárez Núñez, blinda a corto, medio y largo plazo su término municipal, suelo rústico, en el entorno del espacio natural Zona de Especial Protección Sierra de la Culebra, contra la instalación de macrogranjas, con la la modificación puntual de las normas urbanísticas municipales.

La Tierra de Tábara ha sido una de las zonas de la provincia de Zamora que más se ha opuesto y manifestado contra la instalación en macrogranjas de porcino en los municipios de Pozuelo, Moreruela (Santa Eulalia), Faramontanos y Tábara.

La sociedad de arquitectos Andrés y Crespo de Valladolid fue la elegida por el Ayuntamiento de Tábara para redactar el documento técnico de la modificación puntal de las normas urbanísticas, redacción que luego ha llevado a cabo el arquitecto Manuel Crespo González.

El municipio de Tábara dispone de unas Normas Urbanísticas Municipales que ya cuentan con 17 años de vida, ya que fueron aprobadas con carácter definitivo por la Comisión Territorial de Urbanismo de Zamora en sesión celebrada el día 19 de marzo de 2007 entrando en vigor el 25 de julio de ese mismo año.

Según el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León vigente: "Los instrumentos de planeamiento urbanístico tienen vigencia indefinida. No obstante, las Administraciones Públicas competentes pueden proceder en cualquier momento, de oficio o a instancia de otras Administraciones Públicas o de los particulares, a alterar las determinaciones de los instrumentos de planeamiento urbanístico mediante los procedimientos de revisión y modificación regulados".

Mínimo 500 metros

La modificación puntual propone reformular varios artículos de las Normas Urbanísticas Municipales de Tábara con el objeto de "minimizar el impacto ambiental de las explotaciones ganaderas alejándolas, con carácter general del núcleo urbano y prohibiendo en todo el término municipal los establos y granjas en régimen intensivo de capacidad superior a 200 UGM (Unidades de Ganado Mayor)".

La modificación afecta exclusivamente a las edificaciones agropecuarias en suelo rústico para las que se plantea una disminución de la ocupación (en porcentaje sobre la superficie global de la parcela), así como una minoración de la superficie máxima por cuerpo de edificación.

De esta manera la ocupación máxima pasará ser en el futuro del 20% actual sobre los primeros 10.000 metros cuadrados, al 10% sobre esos primeros 10.000 metros, en tanto que, sobre el resto de la parcela en cuestión, la ocupación disminuirá del 5% de ahora al 2% después. Ello traerá consigo que en lo que se refiere a la superficie máxima del cuerpo edificatorio, pasará de ser de 2.000 metros cuadrados a solamente 750 metros o lo que es lo mismo se reducirá en un total de 1.250 metros cuadrados.

Los retranqueos se mantienen en 5 metros y lo mismo sucede con las explotaciones que distarán del núcleo urbano en especies como el ovino y el vacuno, un mínimo de 500 metros (menos de 30 UGM y a 1.500 metros mas de 30 UGM). En el caso del porcino con menos de 5,1 UGM a mil metros y mas de 5,1 UGM a mas de dos kilómetros del pueblo. La altura máxima perdura con una planta y 6 metros y 50 centímetros hasta la cornisa

Ganado vacuno en el término tabarés. | Ch. S.

Ganado vacuno en el término tabarés. | Ch. S. / Chany Sebastián

La propuesta se justifica, por el Ayuntamiento de Tábara, en un intento de "evitar la implantación de grandes explotaciones agropecuarias de carácter intensivo, primando la implantación de explotaciones de menor entidad, que se considera que tiene un impacto negativo y medioambiental y socioeconómico mucho menor, a la vez que se facilita la fijación de la población de la zona, más sencilla si se prima la pervivencia de los pequeñas explotaciones tradicionales, que de otra forma, quedarían engullidas por las instalaciones de gran tamaño".

La limitación de la superficie de cada cuerpo edificatario a partir de ahora a 750 metros cuadrados "permite la instalación de naves ganaderas tradicionales que, por lo general, suelen necesitar una superficie inferior" se cita en el documento técnico

En cuanto a la justificación de la conveniencia de la modificación, acreditando su interés público, está en "favorecer la ubicación exclusivamente de pequeñas explotaciones, vinculadas generalmente a gentes de la zona, y cuyos beneficios se queden en la comunidad y reviertan sobre los habitantes del entorno más próximo" así como "disminuir la contaminación atmosférica que se produce en las grandes explotaciones, que redunda en una mejor calidad del aire para las personas y los seres vivos".

Se incide así mismo en "disminuir el riesgo de contaminación del subsuelo por la emisión de compuestos nitrogenados, que en las grandes explotaciones intensivas se producen en concentraciones mucho más elevadas que en los establecimientos de carácter más doméstico y disminuir el riesgo de contaminación de los acuíferos al reducirse la cantidad de residuos generados por las grandes explotaciones agropecuarias".

Otra de las justificaciones se centra en "minorar el riesgo sanitario para la población del municipio tabarés debido al consumo de agua contaminada o de productos contaminados a través de la cadena trófica".

Se incide en mejorar la calidad de las aguas destinadas al consumo humano y de higiene, como consecuencia del menor vertido directo a través de la red de drenaje de la cuenca hidrológica de Tábara, y de la menor percolación del vertido a través del suelo hasta los acuíferos. Este aspecto es especialmente importante, puesto que el abastecimiento del agua del municipio proviene de acuíferos del propio municipio.

Se estima así mismo que al limitar el tamaño de las explotaciones ganaderas intensivas se favorecería el estado de conservación favorable de la Zona de Especial Protección Sierra de la Culebra, así como de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica de España y Portugal, de las que forma parte el municipio de Tábara.

Se pretendería de esta manera el poder fomentar la creación de empleo asociado al desarrollo económico sostenible y favorecer el turismo rural asociado a la naturaleza; y la calidad del turismo asociado la Camino de Santiago a través del mozárabe Camino Sanabrés de la Ruta de la Plata que cruza por Tábara donde esta el albergue de peregrinos de acogida tradicional.

La modificación que se plantea con la modificación de la ocupación y la superficie máxima de los cuerpos de edificación que se proponen no influye en el modelo territorial definido en las Normas Urbanísticas vigentes.

Actualmente en la Villa de Tábara las principales explotaciones agroganaderas están relacionadas con la raza autóctona de vacuno Alistana-Sanabresa , que está declarada por la Unión Europea en Peligro de Extinción y con la raza de ovino Castellana en sus variedades Blanca y Negra.

Suscríbete para seguir leyendo