Entrevista | Pedro Gómez Turiel Presidente de la Asociación de Turismo Arribes del Duero

"Aspiramos a consolidar Arribes como destino turístico fuerte"

"Las zonas de Zamora, Salamanca y Portugal tenemos que dejar de vivir de espalda; la falta de unión lastra la promoción de un territorio con grandes posibilidades"

"A día de hoy tenemos sesenta socios entre ayuntamientos, empresas y asociaciones. Sin músculo no vamos a poder hacer cosas importantes"

"El turismo es un sector privado que se apoya en la infraestructura que genera el sector público. Cuantos mejores servicios, más atractivo se hace ese destino"

Pedro Gómez Turiel, presidente de la Asociación de Turismo Arribes del Duero

Pedro Gómez Turiel, presidente de la Asociación de Turismo Arribes del Duero / Ana Burrieza

Pedro Gómez Turiel es el presidente de la Asociación de Turismo Arribes del Duero, la primera iniciativa nacida en un territorio delimitado por el Parque Natural Arribes del Duero, que se extiende por Zamora y Salamanca, con la prolongación del Douro Internacional en Portugal. Un proyecto que se propone "romper" barreras administrativas y tejer lazos para crear un destino turístico común y colaborar en acciones conjuntas que impulsen una zona singularizada por el gran cañón que traza el Duero en su frontera con Portugal, uno de los más profundos y extensos de la Península Ibérica

–Arribes del Duero al fin tiene una asociación que agrupa a territorio que tienen en común este singular espacio natural, ¿cómo nace?

–Ha costado, porque el primer problema de Arribes es que está dividido en tres territorios administrativos: Portugal, que es otro estado, y dos provincias, Zamora y Salamanca. También es un territorio muy amplio con muchos profesionales del sector que en muchos casos no sabemos unos de otros. Hay que pensar que es un territorio más grande que algunas provincias de España. Hasta el día de hoy no ha habido mucha unión ni coordinación. Pretendemos corregir esa situación porque además lastra mucho la promoción y organización de eventos. Hasta ahora cada uno ha estado haciendo las cosas por su cuenta y eso no beneficia ni a los habitantes ni a las empresas que operan en la zona.

–¿Los empresarios entonces han empujado para lanzar la asociación?

–Sí, los propios socios plantean la necesidad de conocerse y estar en contacto para organizar eventos en el territorio y estar coordinados. Por ejemplo, si se celebra una feria del queso en Hinojosa de Duero o del vino en Fermoselle no puede ser que la gente de la zona no se entere. Necesitamos estar organizados, promocionar todos los eventos porque eso favorece a los negocios, emprendedores y visitantes.

Es un territorio con mucha diversidad y desde luego con un elemento aglutinador, que es el paisaje tan característico

–¿Qué se puede destacar de este espacio, el Parque Natural Arribes del Duero?

–Es un territorio con mucha diversidad y desde luego con un elemento aglutinador, que es el paisaje tan característico. Además nos une el clima, los productos de la tierra o la arquitectura tradicional con molinos, puentes, chiviteros... Frente a esas características comunes está la separación administrativa que, con todos los condicionantes, debemos procurar que obstaculice lo menos posible la promoción y desarrollo de este territorio.

–¿Arribes es un territorio conocido?

–Se conoce cada vez más, pero hay que tener en cuenta que todo es muy nuevo. Como Parque Natural lleva poco más de 20 años o la Denominación de Origen que tanto auge ha está cogiendo en sitios como Fermoselle con las bodegas. Todo es muy reciente, al igual que alojamientos y empresas de servicios. Otro inconveniente es que adolecemos de datos. Si sumáramos todas las zonas que abarca el Parque Natural y al otro lado de la Raya, creo que nos sorprenderíamos de auge que está cogiendo el turismo. Podemos caer en la tentación de compararlo con el Lago de Sanabria, pero es que territorialmente es mucho más amplio y por eso puede dar la sensación de que no lo visita tanta gente.

–¿No es posible aproximarse al impacto de las visitas turísticas que puede recibir este espacio de Arribes?

–Tenemos los de las oficinas de turismo de Aldeadávila o Fermoselle pero es una pequeña parte y en Portugal también disponen de sus datos. Y hay que tener en cuenta que no todo el mundo pasa por las oficinas de turismo, por eso no es posible conocer el impacto real en esta zona.

Podemos caer en la tentación de compararlo con el Lago de Sanabria, pero es que Arribes territorialmente es mucho más amplio

–¿Qué pasos se van a dar desde la asociación?

–El objetivo principal es consolidar el Parque Natural como un destino turístico fuerte, más de lo que lo es ahora. Y para ello creemos que la vía es mejorar la promoción y la infraestructura turística, demandado apoyo a las administraciones para que apuesten por el destino y rompan esa descoordinación que tenemos. Ya nos hemos presentado a la Junta y a las diputaciones de Zamora y Salamanca, y estamos intentando conocernos un poco más entre nosotros y llegar a todos los sectores. Además es fundamental no dejar de lado a Portugal; hay que colaborar con nuestros vecinos al otro lado de la Raya porque entendemos Arribes como un espacio internacional, pese a las limitaciones que nos impone la burocracia, como por ejemplo, el hecho de que tiene que ser una asociación española. La idea de la asociación es trabajar en el conjunto del Espacio Natural.

–De momento no están todos los que son, ¿con cuántos socios cuentan por ahora?

–A día de hoy tenemos sesenta socios entre ayuntamientos, empresas y asociaciones. Si no tenemos músculo no vamos a poder hacer cosas importantes. Sería muy bueno incorporar al máximo número de socios e intentar predicar con el ejemplo desarrollando proyectos atractivos para que los potenciales socios vean que lo positivo de estar asociados en busca de un objetivo común.

–¿Qué puede vender Arribes del Duero?

–El valor principal es el paisaje, con los miradores y paseos en barco como grandes recursos. La gastronomía también tiene bastante tirón, el vino de la DO Arribes desde luego, también los quesos, carnes, la artesanía, el turismo de naturaleza o el patrimonio con dos conjuntos históricos del lado español, Fermoselle y San Felices de los Gallegos, además de Miranda y Freixo de Espada à Cinta del lado portugués, que patrimonialmente también tienen mucho interés. Castros, iglesias y ermitas, fuentes, molinos... La oferta es amplia, siempre con la referencia de la naturaleza y el paisaje.

Las declaraciones y "marcas" están muy bien, pero si no funciona la base, los habitantes y las empresas, poco podemos avanzar

–Arribes del Duero, además de Parque Natural, es un territorio “bendecido” con declaraciones, la última como Reserva de la Biosfera, ¿hasta qué punto todos esas distinciones no se ha quedado más en el título?

–A veces con todas estas etiquetas no es fácil valorar qué es lo que influye más en un destino turístico para que sea conocido. En este caso etiquetas nos sobran. Creemos mucho que un destino hay que hacerlo desde la base, con los profesionales y habitantes del territorio, y el ambiente o la acogida que se crea produce el efecto llamada. Es verdad que tenemos que profesionalizarnos, hacer cursos de formación por ejemplo sobre cómo atender al visitante o hacer nuestro negocio y destino lo más atractivo posible. Tenemos la suerte de que en la asociación hay personas especializadas y queremos que compartan esos conocimientos. Porque las declaraciones y "marcas" están muy bien, pero si no funciona la base, los habitantes y las empresas, poco podemos avanzar.

–¿Se puede definir un perfil del turista que elige los Arribes del Duero?

–Ahora mismo viene de todo. Desde quien persigue un objetivo prácticamente único de realizar el recorrido en barco, comer en un restaurante y volver. Hasta familias que buscan el contacto con la naturaleza y la tranquilidad, y se pueden tirar varios días. Conviven distintos tipos de turismo. Es verdad que todos aspiramos a un turismo de calidad que aporta beneficio económico y genera menos impacto, pero hay bastante variedad y es bueno que se de cobertura a visitantes de todos los gustos.

–Hablamos de un territorio periférico y despoblado, ¿hasta qué punto el turismo puede ser el dinamizador para compensar la falta de otros recursos?

–Si no conseguimos revitalizar el territorio de qué sirve. De hecho hay asociaciones que están enfocadas al desarrollo de la zona, creen en el turismo como un motor de desarrollo y puede llegar a serlo si se gestiona convenientemente. Lo que ocurre en territorios como Arribes del Duero es que a veces la despoblación genera falta de servicios.

–¿Como cuáles?

–El turismo es un sector privado que se apoya en la infraestructura que genera el sector público. Está claro que cuarto mejores servicios ofrezcas más atractivos se hace ese destino. Hay muchas carencias de infraestructuras. Por ejemplo, en Arribes hay un problema con el transporte público. Resulta que el turista pude venir cómodamente en el AVE desde Madrid, pero si se quiere dirigir a la zona de Arribes tiene un problema con el desplazamiento porque apenas hay posibilidades, y peor si quiere pasar a Portugal. Hay otras carencias como la señalización turística a lo largo de todo el territorio del Parque Natural, que ya se lo hemos hecho llegar a la Junta para que se intente mejorar.

–¿El hecho de tres territorios de provincias y país diferente como Zamora, Salamanca y Portugal puede provocar rivalidades o suspicacias?

–Esperamos que si uno lo hace bien, los demás seamos inteligentes para imitarle y no rivalizar. Por ejemplo, creo que de Portugal podemos aprender porque son bastante profesionales, en ciertas tendencias del turismo nos adelantan, están más al día de los cambios. Se trata de que nos conozcamos, que no vivamos de espaldas y seamos capaces de aprender de lo mejor de cada uno. Aspiramos a que el turismo tenga tanta fuerza en la zona que aspire a ser una profesión para mucha gente que hoy lo tiene como una segunda ocupación.

Suscríbete para seguir leyendo