De Villarejo a Puigdemont, lo más granado en el carnaval de Villanueva de Valrojo

Vecinos y curiosos llegados de otros pueblos desafían al mal tiempo en una fiesta de máscaras y música tradicional

El Domingo gordo de Carnaval reunió en Villanueva de Valrojo a «lo más granado» de cada casa, desde Villarejo a Puigdemont pasando por Alicia, Mary Poppins y los Power Rangers. Una tarde desapacible recibió este domingo de Carnaval que desafió a los enmascarados más osados. Ideas no faltaron, desde el Kamasutra político, con lo más granado de cada partido, hasta un peña de Villarejo con papeles secretos y platillo volante.

La música entró primero en competición y luego en integración con los tambores y gaitas de «Atrapallada» y «Los Tomillicos» que se dieron unas vueltas por la plaza y el salón. Otra cosa fue el desafío de los músicos en el bar de Villanueva de Valrojo.  

La pequeña Lilián demostró que la afición por el carnaval comienza a edades precoces. Con su traje mini de Carnaval, sonrisa permanente y sin miedo al estruendo de cencerros, trallas y tijeras se integró a la fiesta. La joven Sofía despejó las dudas y celebró este domingo con mantón y rodao. 

Domingo Gordo en Villanueva de Valrojo

Domingo Gordo en Villanueva de Valrojo / Araceli Saavedra

La llovizna y el frío restó participantes en los números cómicos pero los que asistieron dejaron la guinda en el pastel. Una pareja de novios apareció con un traje de reciclado de costura perfecta como si fueran de Carolina Herrera. El cuento de Caperucita, los añorados Teletubbies, Maléfica, la domadora del circo, todo un repertorio de atuendos que continuaron la fiesta en el Salón de Los Antruejos a la espera de mejor tiempo. «Me tienes que dar la receta de las filloas» dice en medio del encuentro de rodaos una de las jóvenes. Las filloas son el postre para endulzar el Carnaval. Con mucho cariño se lucen los trajes familiares con un ciento de años, con otra calidad y otra textura a lo confeccionado en estos tiempos. Trajes de pasar de abuelas a nietas. Y no sólo lo que se ve, pololos, combinaciones, enaguas, medias, mantones de manila, cintas de seda.

A falta de calefacción en la plaza, el salón se convirtió en el epicentro de la fiesta donde la música solo paró para refrescar el gaznate de los músicos que vinieron de Sanabria y se juntaron con los de Carballeda. Muy pocos se animaron a bailar, pero los que se apuntaron no desaprovecharon ni una nota. Los Carnavales de Villanueva suscitan interés en todos los pueblos de la zona, desde Villardeciervos, Otero de Bodas, Mombuey y algún incondicional de Los Valles que siempre se apunta a esta fiesta ancestral. Y los ancestros del Demonio y sus Secuaces se están preparando para poner orden el Martes.