Comienzan las mascaradas ancestrales en la Zamora rural

Pozuelo abre los tradicionales festejos de invierno con la convidada de los "Entrantes"

Alex Carro da vida al Tafarrón y Javier Casado a la Madama

Convidada a chocolate y bizcochos en el primer día de la mascarada de Pozuelo.

Convidada a chocolate y bizcochos en el primer día de la mascarada de Pozuelo. / Ch. S.

Pozuelo de Tábara abría ayer, –como manda la tradición cada víspera de la Inmaculada Concepción–, las ancestrales mascaradas de invierno de la provincia de Zamora con la tradicional convidada popular a chocolate, pan y bizcochos ofrecida por el Tafarrón y la Madama a los vecinos, como inicio real del ciclo festivo que culminará con "Las Suertes" en la mañana de San Juan de Navidad, el día 7 de diciembre.

Vecinos y emigrantes, hombres y mujeres, niños, adolescentes, jóvenes y mayores muestran una vez más las peculiares características que definen a Pozuelo, un pueblo unido y acogedor, involucrado con la vida social, cultural y etnográfica heredada de sus ancestros y que guardan como oro en paño en sus memorias y en sus corazones.

El Tafarrón y la Madama de este año. | Ch. S.

El Tafarrón y la Madama de este año. | Ch. S. / Chany Sebastián

San Juan Bautista (el 24 de junio), en verano, es la fiesta patronal de Pozuelo de Tábara, sin embargo, es un hecho, siempre ha estado más arraigada la celebración San Esteban Protomártir (26 de diciembre) a pesar de ser en pleno invierno. Si de una cosa no hay lugar a dudas es que para cualquier familia uno de los mayores orgullos es ver a sus hijos dando vida al Tafarrón.

Desde hace varios años se abrió la mascarada a la participación de las mujeres: antes era solo cosa de los varones y solteros. Por otra parte, los jóvenes que han emigrado, y los que nacieron o residen fuera, por suerte siguen fieles a sus orígenes y regresan para poder cumplir con el Tafarrón.

Manda la costumbre que los dos mozos o mozas que van a parte, encarnar a Tafarrón y Madama conviden a la degustación de la chocolatada con bizcochos y pan a familiares, paisanos y allegados. De la preparación se encargaron las madres y los padres y la convidada tenía lugar en la anochecida en el Salón del Tafarrón, al que se ha dotado de un cañón de calefacción de aire para aguantar mejor las bajas temperaturas, adquirido por la asociación cultural "Tafarrón y Madama".

Por su parte los mayordomos son los encargados de hacer sonar los cencerros como preludio y anuncio de que se acerca el invierno y con ella mascarada: "Hay que seguir con la tradición porque ha sido, es y siempre será parte de vital de nuestras vidas y de nuestra historia y nuestro deber es preservarla para las generaciones venideras" sentencian los más mayores.

Cartel de promoción del Tafarrón en Pozuelo. | Ch. S.

Cartel de promoción del Tafarrón en Pozuelo. | Ch. S. / Chany Sebastián

El Tafarrón de Pozuelo es una de las pocas mascaradas de invierno de la Península Ibérica que mantiene unidos, juntos que no revueltos, los rituales religiosos y paganos, lo cual le convierte en una de las más completas y dignas de visitar y de conocer.

Así mismo se les exige una mayor implicación a los voluntarios dado que de antemano ya saben que habrán de cumplir un ciclo ritual de tres años: en el primero han de presentarse como "Entrantes", el segunda pasa a ser automáticamente los "Mayordomos" y en el tercero es la diosa fortuna la que decide en "Las Suertes" de San Juan de Navidad quienes van a dar vida a los cuatro grandes protagonistas.

Ocho de los doce personajes ya tienen quien les de vida este año. El joven Álex Carro Kortabarría, residente en San Sebastián e hijo de padre de Pozuelo de Tábara y de madre vasca, será el encargado de representar al Tafarrón, cumpliendo así su sueño de niño de volver a sus orígenes para cumplir una tradición heredada de sus padres y abuelos.

Uno de sus estandartes es propia indumentaria compuesta por un ancestral traje que suele pesar a alrededor de 20 kilos entre la capa y falda con corpiño. Actualmente está elaborado con juncos machacados y en los últimos años se conseguían bien fuera en Galicia o bien en Portugal. Antaño se elaboraba con pajas de centeno. Lleva atados a la cintura hasta ocho cencerros.

Su compañero de aventuras será Javier Casado Herranz, otro emigrante, en este caso vive en Madrid, que será quien encarnará a "La Madama". Completarán la terna los "alcaldes" que serán Carlos Muñoz González que llegará desde Madrid e Iñigo Villegas Álvarez desde Bilbao. Los mayordomos y encargados de organizar "La Función" serán Pablo Múñoz González, Mikel Clemente, Aitana Rodríguez Ferrero y Karlota Cruz Román.

Preparativos de la convidada en Pozuelo de Tábara. | Ch. S.

Preparativos de la convidada en Pozuelo de Tábara. | Ch. S. / Chany Sebastián

Los "Entrantes" se conocerán en la tarde del día de Navidad en que cuatro chicos y chicas se presentarán por voluntad propia siendo su cometido ese día "Bajar a San Esteban" y colocarlo en el "carro" (Andas) donde lo llevarán a hombros en la procesión del día 26 de diciembre. Existe la creencia, que no siempre se cumple, que quien lo baja dos años después sería Tafarrón.

El "arranque de la encina" es el único acto que ha desaparecido dentro de la mascarada del Tafarrón como causa de la evolución de la vida en los cambios de los tiempos. Tenía lugar el día 22 de diciembre. En esa fecha los Mayordomos, después de pedir y obtener el correspondiente permiso del alcalde del pueblo, se iban al campo a trocear un árbol. Su leña era utilizada en la "Casa de la Función" durante las celebraciones, lo mismo para calentar como para cocinar.

La asociación cultural "Tafarrón y Madama", que cuenta con 312 asociados, ha tomado la alternativa para coordinar la salvaguarda de la mascarada. Tras la última asamblea general continua al frente la misma Junta Directiva: Ángel Haro (presidente), Gorka Asenjo (vicepresidente), José Manuel Carretero (secretario) y David Domínguez, Patricia Fernández, Sandra García, María del Mar Pérez, Paula Román y Gema Fernández.

La entidad está integrada dentro de la Federación Provincial de Mascaradas de Zamora presidida por José Javier Sánchez, de Sanzoles. A través de esta entidad se ha instalado a la entrada del pueblo llegando de Tábara, con la colaboración de la Diputación, el cartel "Territorio Mascaraza" con el Tafarrón y la Madama.

El Museo del Tafarrón es una buena alternativa que tendrán los visitantes durante la celebración de la mascarada para introducirse en el maravilloso y siempre llamativo mundo de la tradición. Está ubicado en el edificio de una antigua ermita urbana.