Zamora, a la espera de recibir a una pareja de linces ibéricos

La Junta valora la viabilidad de la reintroducción de la especie en los Cañones del Duero, un hábitat adecuado por la abundancia de conejo

Los expertos han recorrido cuatro pueblos de la zona buscando la ubicación idónea

El plan busca la conformidad de alcaldes y agentes locales de la zona seleccionada

Equipo técnico especializado en el lince ibérico durante su reciente visita a la provincia de Zamora. | JCyL

Equipo técnico especializado en el lince ibérico durante su reciente visita a la provincia de Zamora. | JCyL / Irene Gómez

Una pareja de linces ibéricos podría recorrer en los próximos meses los Cañones del Duero, en la provincia de Zamora. La Consejería de Medio Ambiente ha iniciado los trabajos para estudiar la viabilidad de la reintroducción, en Castilla y León, del felino más amenazado del planeta. Y los Cañones del Duero en Zamora junto al Cerrato, en Palencia, son los territorios que cumplen con los parámetros mínimos establecidos en el protocolo para la selección de áreas de reintroducción.

Así lo indican los estudios realizados hasta la fecha, centrados en determinar aquellas áreas que cuentan tanto con una calidad del hábitat adecuada para la especie, como con una presencia abundante de poblaciones de conejo.

Un "aliado" de los agricultores que ayuda a controlar de forma natural las sobrepoblaciones de conejos que causan daños en cultivos

De llevarse a efecto, y con la experiencia de otros territorios, la reintroducción de la especie "supone un importante motor económico derivado de las inversiones asociadas en mejoras del hábitat y del auge del turismo de naturaleza".

Como informaba ayer la Junta a través de una nota de prensa, "estos criterios, muy exigentes, establecen una superficie continua mínima de 10.000 hectáreas de hábitat adecuado –entendiendo como tal la intersección de una estructura y de una densidad de conejos adecuadas– de cara a permitir obtener una población de lince ibérico viable a largo plazo. Concluida esta fase, en las próximas semanas se iniciará un trabajo de comunicación del proyecto a la población local y al resto de implicados para lograr el necesario apoyo social".

La primera fase de los trabajos técnicos ha sido validada recientemente por el Grupo de Trabajo del Lince Ibérico, perteneciente al Comité de Flora y Fauna –órgano de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad encargado de coordinar actuaciones relativas a la conservación de las especies de la flora y de la fauna silvestres a nivel estatal, así como de las derivadas del cumplimiento de convenios internacionales y de la normativa comunitaria–. El Comité está integrado por representantes de las comunidades autónomas y del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Para seguir avanzando en estos trabajos, la semana pasada visitaba la provincia, a lo largo de tres jornadas, un equipo técnico de expertos en la especie de la Junta de Andalucía, Castilla La Mancha y Fundación CBD-Hábitat, que han examinado las áreas de Cañones del Duero en Zamora. Los expertos han recorrido parte del territorio del arribanzo por la zona de Almaraz, Villaseco del Pan, Muelas o Cerezal de Aliste.

"Kentaro" avistado en Zamora en 2015 y 2016

"Kentaro" avistado en Zamora en 2015 y 2016 / JCyL

Este equipo, perteneciente al Life Lynxconnect, ha podido valorar las característica del terreno, asesorando sobre posibles actuaciones a acometer para la reintroducción de la especie. En las próximas semanas se iniciará una fase de contacto con los agentes locales de la zona seleccionado con el objetivo de evaluar la aceptación del proyecto por parte de los alcaldes, vecinos, propietarios de los terrenos, agricultores, cazadores y ganaderos y avanzar en su materialización.

Esta especie, que únicamente vive en España, está catalogada en peligro de extinción, habiendo estado al borde de su extinción global a principios de siglo con solo dos núcleos aislados con menos de 50 individuos adultos. Desde el año 2002, sucesivos programas de conservación y reintroducción han permitido salvar de la extinción al lince ibérico, habiéndose multiplicado los ejemplares hasta alcanzar en el último censo los 1.668, con 326 hembras reproductivas detectadas. Sin embargo, a pesar de los trabajos de recuperación del lince ibérico realizados, su viabilidad aún sigue amenazada, debido principalmente a factores demográficos y genéticos.

"Todo este avance ha sido posible en gran medida gracias a la contribución de cazadores, gestores y propietarios de fincas privadas, que colaboran estrechamente en el desarrollo de estas iniciativas de reintroducción de la especie". A escala nacional se destaca la implicación del sector cinegético en su recuperación y conservación, gracias a la gestión desarrollada en cotos de caza y fincas privadas, donde se alberga buena parte de la población de lince ibérico.

El lince ibérico "es un eficaz controlador de otros depredadores más generalistas como el zorro o el meloncillo", provocando la disminución de estos depredadores en aquellos territorios donde se establecen poblaciones del felino, beneficiando de este modo a las poblaciones de especies cinegéticas de caza menor.

En cuanto a la ganadería extensiva, la Junta precisa que la presencia del lince "no afecta significativamente" al estar su dieta constituida de forma mayoritaria por el conejo, "lo que además lo convierte en un aliado de los agricultores, ayudando a controlar de forma natural las sobrepoblaciones de conejos que causan importantes daños a los cultivos agrícolas".

El fugaz paso del felino por Zamora

El lince ibérico se extinguió en Castilla y León en la década de los ochenta o principios de los noventa del siglo pasado, coincidiendo la disminución de su principal presa, el conejo de monte, debido a la mixomatosis en los años 50 y la enfermedad vírica hemorrágica del conejo en los años 80, que provocaron un descenso drástico de sus poblaciones. Las últimas poblaciones de lince en Castilla y León se han documentado en el Sistema Central occidental (Salamanca) y en el entorno de Gredos y Alto Alberche (Ávila), y en la provincia de Zamora.

Liberación al medio natural de un lince ibérico

Liberación al medio natural de un lince ibérico / miteco

En el año 2015 la Junta informaba del seguimiento de un lince, de nombre "Kentaro", que recorría tierras zamorana. Tras ser liberado, en diciembre de 2014 en los Montes de Toledo, estaba siendo investigado y "monitorizado" por un equipo de especialistas. El 21 de julio "Kentaro" entraba por el este de la provincia de Zamora procedente de Valladolid, pasa por Belver de los Montes y se dirige hacia el oeste pasando por el sur de la Reserva de las Lagunas de Villafáfila hasta cruzar el embalse de Ricobayo y siguiendo en la misma dirección, bordeando por el sur la Sierra de la Culebra, hasta la comarca de Aliste, donde tras pasar por las proximidades de Rabanales y Alcañices, el 4 de agosto abandona la provincia cerca de Villarino Tras la Sierra y penetra en Portugal.

Tras una estancia de cerca de dos meses en Portugal, el lince cambia sorprendentemente de dirección dirigiéndose hacia el norte de nuevo y la noche del 26 de septiembre "Kentaro" vuelve a entrar en Zamora al sur de Sejas de Aliste, para volver a Portugal cerca de Trabazos el día 28 de septiembre. Tras volver a permanecer en Portugal durante unos diez días, "Kentaro" continúa su periplo entrando nuevamente en Zamora el 8 de octubre por la Sierra de la Culebra, concretamente cerca de Calabor para parmanecer por la comarca de Sanabria. Después de dos años recorriendo más de 3.000 kilómetros entre España y Portugal, en octubre de 2016 murió atropellado en las cercanías de Oporto.