El catamarán del Lago de Sanabria vuela a dique seco

El barco "Helios Cousteau" sale del agua para someterse a una revisión técnica, y la operación obliga a cortar la carretera ZA-104 en Ribadelago

El catamarán del Lago de Sanabria «Helios Coustau», colgado de una grúa en Custa Llago. | Araceli Saavedra

El catamarán del Lago de Sanabria «Helios Coustau», colgado de una grúa en Custa Llago. | Araceli Saavedra / Araceli Saavedra

La embarcación turística del Lago de Sanabria, el catamarán eólico solar "Helios Cousteau", voló ayer sobre la playa Custa Llago para su traslado a "dique" seco y someterse a una inspección de Marina Mercante, una ITV. Todos los años se ha efectuado una revisión rutinaria en el agua, al ser agua interior, que generalmente se programa en el mes de diciembre. Cumplidos 10 años desde su puesta en marcha, las embarcaciones se someten a una revisión más exhaustiva en seco, con el casco fuera del agua.

El catamarán sale del Lao de Sanabria para una revisión. | A. S.

El catamarán sale del Lao de Sanabria para una revisión. | A. S. / Araceli Saavedra

La revisión coincidía con los dos años de pandemia y se amplió el margen para someter la embarcación a este procedimiento que conlleva una limpieza completa del casco de la embarcación. Dada la naturaleza de esta operación y el uso de determinados productos para retirar la pintura del barco, no era viable en la zona del parque Natural, en tierra. El catamarán iniciaba un viaje hasta una nave en la Nacional 525, donde permanecerá un tiempo indeterminado, según la valoración que haga la inspección.

La grúa «engancha» la embarcación. | A. S.

La grúa «engancha» la embarcación. | A. S. / Araceli Saavedra

Las operaciones para extraer el barco del agua comenzaban a las 9 de la mañana y culminaban sobre el aparcamiento de Custa Llago poco después de las cuatro de la tarde. El mal estado del tiempo atmosférico y del propio lago, con cierto oleaje, ralentizó la extracción del agua, una operación por otro lado muy técnica que obligó a los buceadores a colocar las cinchas para la elevación por debajo del casco.

La complejidad y seguridad de la operación y el uso de una grúa y una góndola de grandes dimensiones ocupando la calzada de la carretera del Lago, obligó al corte parcial de la vía y el paso solo para turismos. Los vehículos de reparto y el autocar escolar, no pudieron acceder a Ribadelago y hubo que relevar el trasporte de mercancías y pasajeros en vehículos de menores dimensiones. El corte estuvo señalizado por personal de Conservación de la ZA-104 de la Red Complementaria Preferente de la Junta. Por esta misma carretera tenía previsto circular el convoy especial hasta Puebla.