Sayagua pedirá ayuda a la Diputación y la Junta para adquirir filtros de carbón

La institución provincial organizará rutas para recargar periódicamente los aljibes que se instalarán en medio centenar de localidades

Tomas de agua en el el embalse de Almendra, desde Sayago (derecha) y Salamanca (izquierda). | J. L. Fernández

Tomas de agua en el el embalse de Almendra, desde Sayago (derecha) y Salamanca (izquierda). | J. L. Fernández / Irene Gómez

A. B.

La Mancomunidad Sayagua buscará la ayuda de instituciones como la Diputación de Zamora y la Junta de Castilla y León para buscar una solución permanente y definitiva a la contaminación de la red con plaguicidas, solución que pasaría por instalar filtros de carbono activado en la estación de tratamiento de agua potable de Carbellino, donde se trata el agua extraída del embalse de Almendra (río Tormes). Esta es la misma sustancia que se inyectó la semana pasada en estas instalaciones para tratar de rebajar los niveles de metolacloro en el agua, aunque habrá que esperar unos días para saber si la medida ha sido efectiva, ya que la detección de esa sustancia requiere de un cultivo que tarda como mínimo dos semanas en dar resultado.

Esta fue una de las decisiones tomadas por los alcaldes de la mancomunidad en la reunión convocada con carácter de urgencia el pasado sábado por la mañana. En ella, algunas voces como la del socialista Miguel Alejo –alcalde de Almeida– propusieron solicitar ayuda para la adquisición e instalación de los filtros a la empresa eléctrica Iberdrola, que explota y gestiona el embalse de Almendra.

La colaboración de la Diputación de Zamora está garantizada, al menos, para asegurar el suministro de todos los vecinos de Sayago mientras continúe prohibido el consumo humano del agua de la red de abastecimiento domiciliario, que se puede seguir utilizando sin riesgo para el higiene personal y doméstico, así como el consumo por parte de los animales.

La institución provincial instalará en los próximos días potabilizadoras portátiles en los siete núcleos de población más grandes de la comarca en lugares céntricos y accesibles para que los vecinos puedan acercarse a recoger agua potable cuando lo necesiten.

El resto de localidades recibirán unos aljibes con capacidad para almacenar 2.000 o 3.000 litros de agua, en función del tamaño de la población, que la Diputación recargará periódicamente mediante camiones cisterna. Para ello se habilitarán varias rutas que irán recorriendo este medio centenar de pueblos con cierta frecuencia.

Así funciona Sayagua

Las instalaciones de Carbellino, que tratan el agua del embalse de Almendra para abastecer a toda la comarca de Sayago, fueron inauguradas en el año 2004, y mejoradas en 2019 con una intervención que costó 253.000 euros. Ahora, la mancomunidad necesita hacer frente a una nueva inversión para eliminar una nueva sustancia presente en el agua, utilizada como plaguicida.

Manga que toma las aguas del embalse de Almendra

Manga que toma las aguas del embalse de Almendra / SERGIO CAMPANO

De la potabilizadora de Carbellino parte una red de distribución de 250 kilómetros que llega a más de medio centenar de pueblos de toda la comarca para suministrar el agua corriente. La red llega a los municipios de Alfaraz de Sayago (Viñuela), Almeida (Escuadro), Argañín, Bermillo de Sayago ( Fadón, Fresnadillo, Gáname, Piñuel, Torrefrades, Villamor de Cadozos y Villamor de la Ladre), Carbellino, Fariza (Badilla, Cozcurrita, Mámoles, Palazuelo de Sayago, Tudera y Zafara), Fresno de Sayago (Mogátar), Gamones, Luelmo (Monumenta), Moral de Sayago (Abelón), Moraleja de Sayago, Moralina, Muga de Sayago, Pereruela (Arcillo, Malillos, Pueblica de Campeán, San Román de los Infantes, Sobradillo de los Palomares, Sogo, La Tuda, La Cernecina y Las Enillas), Roelos, Salce, Torregamones y Villar del Buey (Cibanal, Formariz, Fornillos de Fermoselle, Pasariegos, Pinilla de Fermoselle y Pelazas).

Del embalse de Almendra se abastecen también más de cien pueblos de la provincia de Salamanca a través de las instalaciones de la Mancomunidad Cabeza de Horno, que detectó el exceso de plaguicidas en el agua el 20 de julio, tras lo cual Sayagua encargó otro análisis que arrojó resultado positivo el sábado 5 de agosto, cuando los responsables de la mancomunidad sayaguesa informaron de que el agua no se podía utilizar para consumo humano.

Suscríbete para seguir leyendo