La falta de resultados sobre la situación del agua en Sayago prolonga la incertidumbre

La Mancomunidad, a la espera de los análisis | El último test sobre plaguicidas realizado por la CHD el 17 de julio estaba "dentro de los límites"

Tomas de agua en el el embalse de Almendra, desde Sayago (derecha) y Salamanca (izquierda). | J. L. Fernández

Tomas de agua en el el embalse de Almendra, desde Sayago (derecha) y Salamanca (izquierda). | J. L. Fernández / Irene Gómez

Pasa el viernes y los resultados de las muestras de agua, tomadas en el embalse de Almendra y en la red por la Mancomunidad Sayagua, no llegan.

Al cierre de esta edición no había noticias de la situación del agua en Sayago, pese a que desde la propia agrupación de municipios se había anunciado que el viernes se sabrían los resultados y en función de los mismos se tomarían medidas.

Descartada la mañana, la noticia que se daba a los alcaldes desde la Mancomunidad es que se informaría a las 8 de la tarde. Pero tampoco. Y mientras tanto, los vecinos esperando y preguntando en vano. La incertidumbre se prolonga desde que el 20 de julio trascendió la comunicación de la Mancomunidad Cabeza de Horno, de Salamanca, de que su agua no era apta para el consumo por exceso de plaguicidas.

A falta de conocer los resultados, comunicados a última hora de este viernes, Sanidad había autorizado a la Mancomunidad la inyección de carbón activado como una medida provisional; un material considerado "muy adecuado para la mejora de las características, organolépticas y para eliminar la presencia de productos fitosanitarios". Pero en absoluto es una solución definitiva a un problema que mantiene en vilo a los sayagueses.

Por su parte, sin obviar que el abastecimiento es una "competencia municipal", la Confederación Hidrográfica del Duero mantiene un control periódico de las aguas del embalse de Almendra, como organismo competente sobre la cuenca del Duero.

"Siguiendo las directrices establecidas en la normativa de aguas europea, especialmente las transpuestas en el Real Decreto 817/2015, de 11 de septiembre, por el que se establecen los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental, esta Confederación Hidrográfica realiza muestreos periódicos en el embalse de Almendra", ha confirmado el organismo de cuenca a este diario. El objetivo es conocer anualmente el estado de esta masa de agua, así como establecer un control adicional por ser zona protegida destinada al abastecimiento.

En ese sentido, la CHD ha confirmado a este diario que los últimos análisis sobre plaguicidas disponibles, de fecha 17 de julio de 2023, muestran unas concentraciones de plaguicidas "que cumplen con los límites (o normas de calidad ambiental) del Real Decreto referido 817/2015".

Sin embargo, la Confederación asegura que "bajo el marco del recién publicado Real Decreto 3/2023, de 10 de enero, por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de la calidad del agua de consumo, su control y suministro, que aplica un umbral más estricto en el caso de plaguicidas prohibidos o no autorizados (0,03 μg/L), las concentraciones del plaguicida metolacloro podrían pasar a suponer una alerta sanitaria".

Por otro lado, la Diputación rechazaba en el pleno, con la mayoría de votos del PP, la moción presentada por IU que instaba a la institución a poner los medios con los que cuenta para garantizar el abastecimiento de agua potable a la población de Sayago.

Controles cada tres días en Salamanca

Desde que se confirmó el episodio de contaminación del agua el pasado 20 de julio, la Salamanca mantiene activa la alerta en los pueblos que forman parte de la Mancomunidad Cabeza de Horno, donde los sucesivos análisis realizados a raíz del "positivo" por exceso de plaguicidas han seguido arrojando niveles por encima de lo permitido. Es la razón de que los pueblos sigan con la declaración oficial de agua "no apta" y la Diputación de Salamanca auxilie a los vecinos con depósitos móviles y ruta de cisternas itinerantes para asegurar agua para el consumo y para cocinar.

Como ha informado La Gaceta de Salamanca en base a los datos aportados por la Diputación charra, en las últimas tres semanas se han venido realizando muestras de control cada 3 días y se observa una disminución paulatina y gradual del contaminante (metolacloro) que se sitúa el día 27 de julio, que es la última fecha con datos disponibles, en 5 ppb (partes por billón), valor que aún supera el límite legal admisible (3 ppb).

Ecologistas

Por su parte, Ecologistas en Acción viene denunciando que el "uso indiscriminado de plaguicidas podría estar poniendo en riesgo la salud en los pueblos de Sayago", por lo que la organización pide la prohibición del glifosato. Tras denunciar el "retraso en la toma de decisiones", Ecologistas en Acción advierte de que la nueva normativa europea sobre las aguas potables implica un mayor control de las sustancias (plaguicidas y pesticidas), "asunto que las instituciones parecen desconocer en Castilla y León. Es conocido que los plaguicidas acumulados en las aguas ponen en peligro la vida de animales y vegetales acuáticos, pero además, se tiene constancia de que varios de ellos son cancerígenos, y que incluso podrían provocar mutaciones en diversos animales". Tras calificar de "intolerable" lo que está pasando en Zamora y Salamanca, Ecologistas en Acción de Salamanca denuncia que "el origen de los contaminantes es la contaminación difusa de la producción agraria intensiva aguas arriba del Tormes. Cuando se aplican cantidades excesivas de abonos y plaguicidas, la lluvia y el riego los arrastran hasta los acuíferos y embalses que son utilizados para el abastecimiento de agua a poblaciones".

Suscríbete para seguir leyendo