El Programa de Actuación para Tierra de Campos que impulsa la Junta de Castilla y León se concretará en ayudas directas a las empresas locales, en forma de subvenciones, financiación y asesoramiento técnico, con el objetivo general de impulsar la industrialización de la comarca a través de cuatro ejes que la directora general de Política Económica y Competitividad, Rosa Cuesta, detalló ayer a los alcaldes de los municipios terracampinos de la provincia de Zamora.

Estos cuatro ejes de desarrollo son el agroganadero, la producción energética, el cultural y turístico y la mejora de la calidad de vida en la comarca. En este sentido, Cuesta destacó que, por su peso en la economía de la Tierra de Campos de Zamora, el ovino tendrá una especial importancia en el Plan de Actuación, y también se refirió a la importancia de fomentar proyectos energéticos "que piloten en torno a los residuos ganaderos agrícolas". En opinión de la directora general, el turismo también tiene gran potencial en esta zona de Zamora, con activos tan importantes como la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila, en cuya Casa del Parque se reunía ayer con los regidores de los municipios zamoranos que se beneficiarán de este programa del Gobierno autonómico.

De izquieda a derecha: Ángel Ruiz, Leticia García, Rosa Cuesta y Emilio Fernández. | A. B.

De los 189 municipios en los que se aplicará el Plan de Actuación para Tierra de Campos, 29 son de la provincia de Zamora, y el resto de las provincias de León, Valladolid y Palencia, abarcando así toda la comarca. Los 29 municipios zamoranos suman una población de casi 6.900 personas.

El programa tendrá una duración de ocho años, como ya anunció el consejero Carriedo el mes pasado en Becerril de Campos, y según la directora general la intención de la Junta de Castilla y León es ponerlo en marcha en el segundo semestre de este 2023, por lo que se prolongaría hasta finales del año 2031. El primer paso será la creación de un "banco de proyectos inicial" que se conformará en coordinación con los Grupos de Acción Local, con los agentes del Diálogo Social, con las cuatro Diputaciones Provinciales y que también implicará a otras consejerías de la Junta.

Los proyectos que se incluyan en ese "banco" o "cartera" tienen que estar vinculados a cualquiera de los cuatro ejes citados, y la directora general, Rosa Cuesta, se refirió a ejemplos como "proyectos de transformación del ovino en ámbitos ahora que hoy demanda el mercado, como alimentos ecológicos". También se podrán desarrollar proyectos en materia de vivienda dentro del cuarto eje, la mejora de la calidad de vida en la comarca.

Una vez definidos los proyectos, la Junta de Castilla y León y el Instituto de Competitividad Empresarial trabajarán junto con las empresas "no solamente a la hora de financiarles su proyecto, sino asesorarles desde el momento cero con el estudio de mercado correspondiente". Muchos de los proyectos contarán con el apoyo no solo de Economía, sino también de otras consejerías de la Junta como Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural; Cultura, Turismo y Deporte o Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación el Territorio.

Por otro lado, los proyectos que se desarrollen en los 189 municipios de Tierra de Campos tendrán puntuación adicional en las líneas de financiación del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE).

La responsable de Política Económica y Competitividad destacó el "carácter pionero" de este programa para Tierra de Campos ya que, aunque la Junta de Castilla y León está impulsando programas de reindustrialización, por ejemplo en Benavente, esta es la primera vez que se promueve un plan de industrialización. "La industrialización conlleva un proceso de cambio con el tejido empresarial y de crecimiento vinculado a los recursos y las capacidades propias que tiene el territorio", definió Rosa Cuesta.

La directora general acudió a la reunión acompañada del diputado provincial de Desarrollo Económico, Emilio Fernández, y de la delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Leticia García, quien definió Tierra de Campos como "una comarca muy rica productivamente, sobre todo desde el punto de vista agrícola y ganadero, que durante las últimas décadas, con la tecnificación de los procedimientos agrícolas, se ha deprimido" y por "requiere un plan de estímulos específicos" como los que se definirán en este plan de ocho años diseñado para las necesidades de la zona.