Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Objetivo: salvar a las abejas

La Comisión Europea presenta un programa con medidas para evitar el declive poblacional de distintas especies de insectos polinizadores

Un apicultor zamorano extrae un panel de una de sus colmenas de abejas melíferas. | Emilio Fraile

La Comisión Europea acaba de publicar un documento con propuestas para abordar el alarmante descenso del número de insectos polinizadores en el continente europeo. La iniciativa del Ejecutivo comunitario concreta en el informe “Un nuevo pacto para los polinizadores”, que la Comisión ha remitido al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones con la intención de abrir un debate acerca de este problema y que la Unión y todos los Estados miembro lleven a cabo iniciativas para salvar a estos insectos.

Los insectos como las abejas melíferas no solo nos proporcionan miel y son una fuente de ingresos para familias de zonas rurales como las comarcas zamoranas de Aliste o Sanabria-La Carballeda, también desempeñan un papel clave en la reproducción de la mayoría de especies vegetales al actuar como polinizadores. Por eso, la extinción de las abejas y otras especies polinizadoras supone una seria amenaza a la biodiversidad e incluso a la supervivencia humana. Sin polinización no hay cosechas ni alimentos.

Los científicos llevan años alertando de la muerte de las abejas y otras especies polinizadoras a un ritmo alarmante, y tratando de explicar y poner el foco en las causas de este fenómeno. También asociaciones ecologistas y colectivos ciudadanos de todo tipo venían pidiendo a los gobiernos de los distintos países que tomen medidas contra la extinción masiva de los polinizadores. En este sentido, ya en 2019 se registró la iniciativa ciudadana “Salvemos a las abejas y los agricultores. Hacia una agricultura respetuosa con las abejas para un medio ambiente sano”.

Por eso, el nuevo “Pacto para los polinizadores” expone una serie de acciones que deben llevar a cabo la UE y los Estados miembro para revertir el declive de las poblaciones de insectos polinizadore. “Si nada cambia, una de cada tres especies de abejas, mariposas y sírfidos habrá desaparecido de aquí al 2030”, advierte el documento redactado por la Comisión Europea, que pide que las medidas se tomen con urgencia.

La extinción de estas especies amenazaría la biodiversidad y la seguridad alimentaria

Los polinizadores son clave en la salud de los ecosistemas y de la seguridad alimentaria. Alrededor del 80% de los cultivos dependen de la polinización animal, así como la mayoría de las plantas silvestres que utilizan flores para su reproducción.

Los científicos vienen alertando en los últimos años de que la desaparición paulatina de los polinizadores es una de las mayores amenazas a la vida tal y como la conocemos, y a la supervivencia de la especie humana.

También es una amenaza silenciosa para la propia subsistencia del sector primario, dada la importancia de la polinización mediante insectos para que haya buenas cosechas. “En el actual contexto geopolítico, es más necesario que nunca que Europa cuente con un sistema de producción de alimentos más resiliente, lo cual incluye proteger a los insectos polinizadores”, señala el documento elaborado por la comisión.

La iniciativa del Ejecutivo europeo también pretende consultar la opinión de instituciones y agentes sociales, así como del resto de organismos europeos.

En realidad, la progresiva desaparición de las abejas y otros insectos polinizadores no es un problema exclusivo del continente europeo, es un fenómeno que se viene observando a escala global.

La iniciativa de la Comisión complementa la que ya lanzó en junio del año pasado para la redacción de una “Ley para restaurar la naturaleza”, y se enmarca dentro de la Estrategia Biodiversidad 2030, la Estrategia del Campo a la Mesa y el Pacto Verde Europeo.

El documento fija una serie de objetivos a cumplir antes de 2030. El objetivo global es mejorar la conservación de los polinizadores y abordar las causas de su declive poblacional.

  1. Se exige mejorar el hábitat de estas especies mediante planes conservacionistas. Para ello, la Comisión identificará los lugares a proteger por parte de los Estados miembro bajo la ya existente Directiva Hábitats, y en colaboración con los Estados miembro preparará una red de corredores ecológicos para polinizadores, que ha bautizado como “Buzz Lines”, en referencia a la onomatopeya en inglés del sonido que hacen insectos como las abejas.
  2. En segundo lugar, se apunta a la necesidad de restaurar hábitats en zonas de cultivo, algo que se haría fomentando y apoyando a través de la PAC prácticas agrícolas “friendly” con los polinizadores.
  3. Otro punto muy importante consiste en mitigar el impacto del uso de pesticidas. Para ello se introducirán controles legales al manejo de estas sustancias, y se intentará analizar la toxicidad que los pesticidas pueden tener sobre los insectos polinizadores, incluyendo efectos no letales pero crónicos. La Directiva para el Uso Sostenible de Pesticidas también será un instrumento clave para reducir su uso en toda la Unión.
  4. En cuarto lugar, se animará a los municipios europeos a crear hábitats para polinizadores en zonas urbanas.

Refugio para abejas construido en el bosque de Valorio. | Ana R. Burrieza Alejandro Bermúdez

Por otro lado, se incide en la importancia de frenar el cambio climático, que también afecta a la vida de las especies polinizadoras.

Por último, se señalan otras amenazas como la contaminación del aire o la llegada al continente de especies de insectos alóctonas (de otras zonas del mundo) que desplazan a los polinizadores europeos.

La Comisión Europea también se centrará en mejorar el conocimiento del declive poblacional de los polinizadores, sus causas y consecuencias. Para ello se establecerá un sistema de monitorización integral, se apoyará la investigación y se pondrá en marcha un mapeo de las “áreas clave para polinizadores” que debería estar publicado en 2025.

También se promoverán acciones de divulgación acerca de este tema. Pues uno de los objetivos es concienciar a la sociedad y promover planes de cooperación. La Comisión apoyará a los Estados en el desarrollo de estrategias nacionales de polinizadores.

La Comisión Europea ha instado al Parlamento y al Consejo a participar en el desarrollo de este plan en cooperación con todos los agentes implicados. En este sentido, entre los próximos pasos a dar para la concreción del programa europeo, los Estados deben incluir acciones en favor de los polinizadores en los planes nacionales para la restauración de ecosistemas, que serán obligatorios cuando se apruebe la nueva ley europea para la restauración de la naturaleza. Siempre con el objetivo de revertir el proceso de extinción antes de 2030.

Además, a finales de 2023 la Comisión dará respuesta a la citada iniciativa ciudadana “Salvemos a las abejas y a los agricultores”.

Compartir el artículo

stats