La navidad se acerca y con ella se espera que llegue el correspondiente aumento en el precio de cotización del ovino, una buena noticia que los ganaderos esperan, pero que aún se resiste a suceder en la lonja de Zamora, cuya mesa de ovino ha permanecido inmóvil en su ultima actualización.

Aunque en Zamora aún no se haya notado el incremento, el tirón de la navidad ya se ha empezado a notar en el resto de las lonjas de la comunidad, y desde Urcacyl, el técnico en ganadería José Manuel Domínguez: “Ahora mismo existen pocos lechazos en el mercado, por lo que sumado a los costes de producción que han impulsado los precios al alza se espera que los precios del lechazo se sigan incrementando de cara a navidad”.

La subida en la mesa del ovino que el técnico explica que ya se ha experimentado en otras partes de la comunidad también afectaría al precio de la leche, que se habría incrementado en torno a un 15% o 16% respecto a las mismas fechas del año anterior.

Aún así, y a pesar de las subidas en la cotización “no se cubren los incrementos de costes en la producción del ovino”, ha detallado el técnico sobre una subida en los precios de venta del ganadero que aún así “no compensa” por el contexto de aumento de las materias primas vitales para la ganadería, como la alimentación para los animales o la energía.

Menor oferta

El mercado nacional afrontará por lo tanto estas navidades una menor oferta de lechazos: “no abastecemos el mercado nacional con nuestra producción interna”, una tendencia que se repetía hasta ahora año tras año pero que el técnico presagia “se incrementará” esta temporada.

Entre los motivos de la menor presencia de lechazo en el mercado durante esta navidad salen a relucir de nuevo los costes de producción de los ganaderos, que meses atrás, con los precios de los insumos a máximos y un buen precio de cotización de la carne, decidieron reducir el número de cabezas, sobre todo, de las reproductoras: “se han sacrificado muchas cabezas de ganado, esas explotaciones decidieron adelantar el abandono en un momento en el que el precio de la carne era interesante”, ha explicado Domínguez.

“Al haber menos cabezas en producción hay menos lechazo en el mercado”, concluye sobre la ecuación que explicaría un precio aún mayor de este producto navideño durante las próximas semanas.

En contraposición, la entrada de lechazos de Francia e Italia seguirá activa “llevamos años demandando un etiquetado claro”, explica el técnico de Urcacyl sobre la facilidad de comprar como nacional un lechazo llegado de fuera de Castilla y León y España.

El relevo generacional, lastrado

“Es complicado animar a los jóvenes”, ha continuado Domínguez sobre los años en el sector, que ve una menor incorporación de profesionales a la vez que el número de explotaciones que se cierran por jubilaciones o falta de rentabilidad no deja de crecer. “Con esta situación de incertidumbre y costes de producción cada vez es menor el número de jóvenes que deciden apostar tanto por este como por otros sectores ganaderos”, ha resumido.

La falta de rentabilidad del mundo ovino no solo en el presente, sino también en los análisis a futuro, lastra la incorporación de una nueva generación que apueste por la ganadería que es predominante en la provincia de Zamora.