Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Un furgón destroza el crucero de granito de Nuez, el más antiguo de Aliste

El Ayuntamiento de Trabazos se compromete a la restauración a cargo de expertos y bajo supervisión de la Comisión de Patrimonio de la Junta

Furgoneta que embistió contra el crucero de Nuez destrozándolo por completo. | Ch. S.

Nuez, localidad perteneciente al municipio de Trabazos, ha perdido uno de los elementos arquitectónicos más representativos de su rico patrimonio: el histórico crucero, –el más antiguo de Aliste–, situado dentro de su casco urbano, quedaba literalmente destruido al chocar contra él un furgón de reparto.

El siniestro no deja de resultar cuando menos chocante y extraño pues el crucero se encuentra aproximadamente en el centro de la calle “La Ermita”, muy ancha, con lo cual, queda a ambos lados de la cruz unos espacios suficientes incluso para pasar un camión o cruzar se dos automóviles. El furgón embistió al crucero con la parte delantera como atestiguan los graves desperfectos sufridos en su parte derecha: el paragolpes y la rueda.

La esbelta y llamativa cruz de piedra granítica que durante siglos ha sido testigo, juez y parte de la vida e historia religiosa, social y comunitaria vecinal de Nuez, de una sola pieza, quedaba en un estado lamentable, partida en cinco trozos diferentes. Vecinos y emigrantes, niños, jóvenes y mayores se quedaron atónitos ante la dantesca imagen porque, independientemente de su sentido religioso y cultural, obviamente importante, la cruz se fue convirtiendo con el paso del tiempo en un icono y una estampa imborrable en sus memorias.

El Ayuntamiento de Trabazos, nada más conocerse el desafortunado percance, daba parte de lo acontecido a la Guardia Civil de Alcañices cuyos efectivos fueron los encargados de levantar el correspondiente atestado, a la espera del cual está el Consistorio con vistas a iniciarlos trámites legales para exigir responsabilidades a quien corresponda: la aseguradora del vehículo causante del siniestro.

Javier Faúndez, alcalde deTrabazos, tranquilizaba ayer a los vecinos: “El Ayuntamiento garantizará la recuperación y restauración del crucero lo mejor que sea posible poniendo para ello dicha tarea en manos de restauradores de patrimonio profesionales” una vez se conozcan los informes de Patrimonio de la Junta.

Situación en la que ha quedado el crucero. | Ch. S. Chany Sebastián

El crucero de Nuez es un elemento catalogado por Patrimonio, por lo cual se puso en su conocimiento lo acaecido y los técnicos acompañados del alcalde Javier Faúndez Domínguez visitaron Nuez para valorar las consecuencias. El crucero, a pesar de su estado, es recuperable. De momento las diferentes partes de la cruz han quedado custodiadas por el Ayuntamiento de Trabazos.

Una de las tradiciones centrada cada año coincidiendo con el día 3 de mayo (Santa Cruz) es la de engalanar el crucero con flores silvestres que las propias mujeres se encargaban de ir a recoger al campo: desde caléndulas a flor del lobo o las de espinos.

Nuez es uno de los pueblos con más elementos de patrimonio material, civil y religioso, los cual no es de extrañar, pues aparte de ser uno de los pueblos más grandes y con más historia de la provincia de Zamora, junto a San Martín comparte el “Monte Pedroso” cuyo nombre ya delata la abundancia de piedra granítica de calidad y en cantidad, donde antiguamente existía la cantera “Mata Hombres”, así conocida por la dureza de los trabajos para extraer las piedras graníticas. Muestra de ese patrimonio granítico es la iglesia parroquial de Nuestra Señora la Virgen de la Asunción cuya pila bautismal data del año 1586. A nivel de patrimonio civil la “Fuente Grande” es una auténtica joya y el emblema del pueblo. Seguramente la de mejor factura de los 102 pueblos de Aliste, Tábara y Alba.

El elemento histórico antes del accidente. | Ch. S. Chany Sebastián

Uno de los canteros más conocidos de Nuez fue Lino Méndez que allí nació el 21 de septiembre de 1886 y allí moría el 26 de octubre de 1933 y que fue, según sus vecinos, el alma, corazón y vida de muchos de los dinteles de la calle “Ricasenda”. También es muy conocido el Crucero de Viñas, pueblo cercano: Ángel Méndez, hijo de Lino Méndez, fue uno de los canteros encargado de labrarlo, ayudado por su yerno Juan Pérez Domínguez. Tras la Guerra Civil emigro a Cuba donde, tras trabajar haciendo pan, decidía regresar a labrar granito. Nuez volverá a tener su Crucero, para los vecinos “Un emblema del pueblo y parte de nuestra propia historia”.

El Monte Pedroso y Fornillos, cantera del Vía Crucis

La cantería de Fornillos de Aliste y del Monte Pedroso (Nuez y San Martín) fue el material autóctono y noble preferido y más preciado por las hermandades penitenciales de la Santa Vera Cruz de la antiguas vicarías de Aliste y Alba durante su larga pertenecía al Arzobispado de Compostela (desde le, siglo XIII hasta 1888) para los Vía Crucis y Calvarios. En su origen fueron de lonja los fijos y de madera de negrillo los móviles (se ponían la mañana de Jueves Santo y se quitaban el Sábado Santo).

Del Calvario de Bercianos conocido por las procesiones de La Carrera de Jueves Santo y Santo Entierro de Viernes Santo se tiene constancia escrita desde hace 225 años pues en 1798 se gastaron 10 pesetas y 2 céntimos para una convidada a los cofrades que compusieron la calzada del Vía Crucis, de tierra. Ya en 1814 se pagaron 13 reales por recomponer algunas de las cruces del actual Calvario.

Rabanales

No obstante, algunas de las cruces actuales son más recientes pues se labraron en 1878 con cantería de Fornillos de Aliste cobrando por su trabajo el cantero 550 reales. En el invierno de 2013 la cofradía del Santo Entierro se vio obligado a renovar una de las tres cruces del Calvario que había sido destrozada a golpes la primavera anterior. Esta nueva cruz fue labrada a máquina por canteros artesanos procedentes de Sendim en la región lusa de Tras os Montes y Alto Douro. El actual Calvario de Rabanales es el más importante del hoy arciprestazgo de Aliste y Alba que integra a 84 parroquias y pueblos.

Las tres cruces con sus peanas enterizas “bien labradas” contaban también con un “canapé” también pétreo: especie de escaño con respaldo. La colocación de las cruces labradas en granito de Fornillos culminaba el día17 de septiembre de 1816. Un cura, hijo de una rica familia hidalga de Alcañices, Domingo Puelles y Rodrigo, llegado a Rabanales 1 de enero de 1814 fue su artífice. Mandó aprovechar las piedras de las emitas en ruina de la Santa Vera Cruz, San Bartolomé y Santiago Pastoril y San Andrés y San Alfonso para mejorar las de los mártires San Fabián y San Sebastián. Él fue quien solicito construir el Calvario de granito entre la iglesia y la ermita, para sustituir el de madera que había hacia el Camino de Mellanes (Eras Grandes).

Compartir el artículo

stats