Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

El puente de Zamora que se desmorona: riesgo inminente de colapso

La infraestructra, que supone la vía más corta y directa al municipo donde se encuentran los servicios, se desmorona

Estado actual del puente del paraje de Los Molinos, en Villarejo de la Sierra. | Araceli Saavedra

Los vecinos de Villarejo de la Sierra miran con preocupación el estado del puente del paraje de Los Molinos que desde hace un año ha empeorado su estado y con el riesgo inminente de colapso sobre el río de Los Molinos.

El puente une el pueblo con el vecino Espadañedo al que acuden con frecuencia por este camino por ser el trayecto más corto. La demanda vecinal se plasmaba por escrito el pasado verano cuando Mercedes García presentaba un escrito exponiendo que se cayó en 2020, habiendo sido reparado anteriormente a solicitud de los vecinos, sin éxito, ya que se ha vuelto a caer, dejando incomunicados ambos pueblos con el riesgo que entraña para la seguridad de los vecinos de ambas localidades” al ser el paso más directo y conocido como “el camino corto”. Son pocas las personas que se aventuran a cruzar a pie el puente, en coche nadie y a lo sumo unos y otros cruzan por el cauce, si está bajo.

Villarejo de la Sierra reclama el arreglo del puente a Espadañedo

La reclamación que formulaba esta vecina ante la Consejería de Movilidad y Trasformación Digital hacía su recorrido desde la ventanilla única de la Junta en Puebla de Sanabria, por la Consejería de Movilidad y de Medio Ambiente descartando su titularidad, como tampoco es titularidad de la Diputación Provincial. El camino y el puente en cuestión son de competencia municipal a quien trasladaba la queja la Consejería.

Villarejo de la Sierra reclama el arreglo del puente a Espadañedo

Este puente se construyó hace medio siglo aproximadamente para sustituir a otro puente de madera por el que no podían circular carros, sino que atravesaban el cauce como bien se puede observar por la continuidad del camino unas decenas de metros más abajo del puente. Ese puente se levantó con un diseño de dos tubos de amplio radio y con relleno de mampostería sobre ellos y una capa de hormigón para el paso. El relleno de mampostería ha cedido y la capa de hormigón se ha agrietado. En dos ocasiones el puente “se ha abierto” y en esas dos ocasiones se ha “parcheado” sin corregir el problema de raíz.

Poco antes de que el puente sufriera derrumbamientos se arregló de manera satisfactoria el camino hasta el río, ya que además de camino para vecinos se usa para tránsito de vehículos agrícolas para acceder a fincas e incluso para trabajos en las plantaciones de pinares de la zona, además de vía de circulación de emergencia en anteriores incendios.

Es frecuente que el sacerdote se desplace desde Espadañedo, e incluso en tiempos venía el médico, ahora sigue viniendo pero desde la parte de Rosinos. Para cualquier necesidad de cierta urgencia el consultorio de Espadañedo es el más próximo.

La respuesta a los vecinos es falta de dinero para acometer las obras. “Aquí se pagan muchos impuestos y se recauda mucho de los permisos de las setas” señala una vecina. Cruzar ahora a pie el río, como se puede hacer en verano, no es pertinente por el caudal que lleva el río, donde antiguamente había tres molinos.

Compartir el artículo

stats