Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

El alcalde de un pueblo de Zamora denuncia pintadas “amenazantes” que lo acusan de fascista

El regidor se opone a cambiar el nombre de las calles dedicadas a Calvo Sotelo y al capitán Cirac: “Si no saben nada de historia no es mi culpa”

Pintadas aparecidas en el frontón acusando al Ayuntamiento de “franquista” y “fascista”. | Cedidas

El alcalde de Jambrina, Rafael Calvo García, denuncia la aparición de varias pintadas que considera insultantes y amenazantes, en las que se acusa al Ayuntamiento de “franquista” y de “fascista”.

Las pintadas han aparecido en el frontón municipal unos días después de que la Asociación de Consumidores y Usuarios “El Carbayal” exigiera a través de los medios de comunicación social al Ayuntamiento el cambio de nombre de dos vías del municipio, las calles “Calvo Sotelo” y “Capitán Cirac”.

Además de las citadas pintadas en el frontón, el cartel que indica el nombre de la calle Calvo Sotelo aparecía pintado de negro.

Cartel de la calle Calvo Sotelo, en Jambrina, pintado de negro. Cedida

Rafael Calvo quiere dejar claro que “este Ayuntamiento no se considera ni franquista, ni fascista, y condenamos totalmente los asesinatos perpetrados por el régimen de Franco, los perpetrados por la República y condenamos la violencia de género”.

Asimismo, el regidor lamenta estas actitudes que “dañan la convivencia” en Jambrina: “Somos un pueblo pequeño donde siempre hemos vivido tranquilos y nos llevamos bien”, declara Rafael Calvo a este diario.

Respecto a la petición de la citada asociación, el alcalde de Jambrina anuncia que no cambiará el nombre de las calles. El regidor argumenta que la calle Calvo Sotelo está dedicada a José Calvo Sotelo, el líder de la oposición en la última etapa de la II República, y no se vería afectada por las leyes de Memoria Histórica y de Memoria Democrática puesto que este personaje histórico no participó en la Guerra Civil, ya que fue fusilado justo antes de que estallara la contienda. “Si no saben nada de historia no es mi culpa, Calvo Sotelo fue asesinado por un escolta del socialista Largo Caballero”, asevera el regidor, que considera al diputado de derechas una víctima.

El alcalde de Jambrina denuncia pintadas “amenazantes” que lo acusan de fascista A. B.

El Ayuntamiento tampoco cambiará el nombre de la calle Capitán Cirac. “Yo no conozco a ese hombre, pero sí a sus descendientes”, de los que señala que tienen vinculación con Jambrina y que “han ayudado” a muchas personas del municipio.

En este caso, Cirac sí tomó un papel activo en el golpe de Estado de julio de 1936 con el que comenzó la guerra. Él era el oficial al mando del Regimiento de Toledo –los militares del Cuartel Viriato– que tomó el control, sin encontrar resistencia, del Gobierno Civil y del Ayuntamiento de Zamora. Lo hicieron el 19 de julio, un día después de que se produjera la sublevación militar en las ciudades más importantes de la península. El propio Cirac fue el que leyó en la Plaza Mayor de Zamora el bando de declaración del estado de guerra.

Jambrina sí cambió, en los primeros años de la democracia, el nombre de una de las principales calles del pueblo, la calle “del Generalísimo”, dedicada al dictador, que recuperó su nombre original de “calle Larga”, como aún hoy se la conoce.

Por su parte, el actual alcalde de Jambrina pide a “El Carbayal” que “si de verdad son una asociación de consumidores y usuarios, se dediquen a defenderme a mi de los precios abusivos de la luz y del gas, y no a estas cosas”.

El Carbayal está registrado en la Junta de Castilla y León, efectivamente, como asociación de consumidores y usuarios, con sede en otro pueblo de la Tierra del Vino: Casaseca de Campeán.

Compartir el artículo

stats