Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

“Cama fría” para el baile

Vecinos de Cobreros se reúnen los fines de semana para ensayar el repertorio musical popular sanabrés

José Amparo y Montero tocan la gaita, la pandereta y el tamboril. | A. S.

Voy a contarles un dulce sueño, presten silencio, voy a empezar”, dice uno de los versos de una canción popular “La cama fría” que entona María Francisca Espada Varela, de Pedrazales. Una veintena de personas del municipio de Cobreros que participan del baile de los domingos, enmudece, para escuchar la letra a capela. Vecinos de varios pueblos: Cobreros, Avedillo, Santa Colomba, Limianos, Terroso, San Martín de Terroso, Sotillo comparten y aprenden el repertorio de la música tradicional con alguna sorpresa en el cancionero que no conocían.

Todos los domingos, la escuela de Cobreros acoge –llueva o truene- este encuentro que decidieron preparar para pasar las tardes, primero de sábado y ahora de domingo. Una tarde en la que bailar y cantar, oír las gaitas de los Gaiteros de Pedrazales Tarsicio y Modesto -al que esta vez se le disculpa la ausencia- del “gaiterico” de Cobreros “José”. Las gaitas se animan con la percusión de Manuel Montero de Avedillo. Amparo Elena de Limianos toca fenomenal la pandereta y es de las pocas mujeres que toca el tambor. Aprendió en casa de sus abuelos y sus padres “es genética” resume con una alegría contagiosa.

Las parejas de baile saben bien la jota, el pasodoble, el corrido, la jota punteada pero la chacona “es dificilísima se nos resiste. Estamos intentado aprender desde que empezamos” reconoce María Jesús García, una de las bailadoras más experimentadas. Loso bailes se aprendían desde niños, viendo a los mayores “la jota punteada la sabía bailar desde pequeña pero el baile completo no lo he aprendido hasta ahora. Hemos aprendido mucho”.

Los hermanos Francisca y Tarsicio bailan. | A. S.

Los hermanos de Pedrazales Tarsicio y María Francisca se marcan una pieza que acapara la atención de los alumnos que reconocen su valía como músicos y maestros que guardar en su memoria buena parte del repertorio popular. Con absoluto silencio se oye y se graba “La cama fría” que suena a romance y que hay interés en aprender. Los descansos de los músicos y bailarines se hacen aprendiendo o recordando canciones, en esta ocasión hay varias letras del músico Manuel Otero Alonso que recopiló numerosas letras sanabresas. Así “El labrador” es una de las canciones que se ensaya en esta ocasión y que compusieron los gaiteros de Pedrazales.

Compartir el artículo

stats