La presidenta de Ceres señala el cambio “imparable” de la mujer rural en Zamora

Las asociaciones, “fundamentales” para mantener la vida en los pueblos y liderar las reivindicaciones sociales en el territorio

Un momento durante la charla de Ceres Zamora en Rionegro del puente. | Araceli Saavedra

Un momento durante la charla de Ceres Zamora en Rionegro del puente. | Araceli Saavedra / Araceli Saavedra

La presidenta de Ceres Zamora, Ana María Benito Zúñiga, clausuró la jornada de encuentro, Asociacionismo en el Medio Rural, celebrada en Rionegro del Puente y en la que participaron representantes de las asociaciones de toda la provincia, y en particular de la comarca de Sanabria y Carballeda.

Las representantes de las asociaciones Curunda de Rionegro, La Alameda de Sotillo y La Vera de Moral de Sayago abordaron el presente y futuro de las asociaciones.

Ana María Benito reconoció que “las mujeres van cambiando de mentalidad y nos ha costado pero ahora los que se van quedando atrás son los hombres siguen en el estatus que tenían hasta ahora .La marea de las mujeres es imparable, solo nos falta una revolución”.

Asociaciones de mujeres

Recordó como las manifestaciones del 8 M de 2019 marcaron un cambio determinante “mujeres mayores que nunca se habían manifestado salieron a la calle porque ya estaban hartas”. En la asamblea celebrada en Rionegro destacó “su alta participación, son mujeres muy participativas y reivindicativas”.

Benito señaló que “las asociaciones de mujeres y las asociaciones culturales tienen un papel muy importante para que los pueblos sigan vivos y tengan un futuro”. Apeló a “la necesidad de que nos unamos y sepamos la importancia de que la mujer esté en los puntos y órganos de decisión”. “Las asociaciones de mujeres tienen que ser conscientes de la fuerza que tenemos cuando nos unimos y participar realmente cuando tenemos que reivindicar y no poner escusas para quedarte en casa y saber lo importante que es tu participación”.

La Estrategia de Emprendimiento de la mujer rural desde la orientación laboral, pasando por la formación, el desarrollo de ideas emprendedoras

La presidenta provincial de Ceres puso como ejemplo las movilizaciones para abrir la estación de Otero en pueblo pequeño, o una entrada de la autovía en Morales. Apeló a “ser perseverante cuando te dicen “no”” y “a no cansarte porque esto es una lucha con todos”. Para la mujere “el cargo, en femenino, es carga” y no siempre con el apoyo del hombre “un sindicalista tiene el apoyo de su mujer, pero ¿una mujer tiene el apoyo?”.

Las asociaciones de mujeres, de cualquier tipo, “tenemos mucha fuerza y trabajamos de una manera diferente. Tenemos más necesidad de hablar , de comunicar, de contar pero siempre siendo feliz con lo que haces tanto si trabajes en casa como si trabajas fuera, siempre reivindicando tu espacio”. Puso como ejemplo la falta de médicos y su reivindicación “tú tienes que reivindicar el médico porque te vas a poner enferma y no tienes médico. No vas a reivindicar cuando tú lo necesites, cuando te pase a ti, sino cuando le falte al que tienes al lado”.

En esa lista de reivindicaciones está “sanidad, educación coeducación, violencia de género que es un tema que parece que en los pueblos no pasa. Hay mujeres que le han dedicado su vida a la familia, al campo a la explotación familiar que cuando los hijos se van se dan cuenta de que no son independientes económicamente, que dentro de poco vas a ser mayor y tienes dependencia económica”.

La técnica de Adisac-La Voz, Andrea Campos, desgranó la Estrategia de Emprendimiento de la mujer rural desde la orientación laboral, pasando por la formación, el desarrollo de ideas emprendedoras y el apoyo a proyecto ya implantados, y que ya tienen incidencia en medio rural de la comarca Sanabria-Carballeda. El grupo de acción local prepara un curso de formación de gestión digital dentro de la estrategia Mujer Rural.