La facturación de las cooperativas de Castilla y León creció en la campaña 2020/2021 un 9,1 por ciento, hasta superar los 3.171 millones de euros, según el Observatorio socioeconómico del cooperativismo agroalimentario elaborado por Urcacyl.

Por sectores, creció un 24 por ciento el sector de cultivos herbáceos, pasando de los 654 a los 811 millones de euros, como consecuencia de la buena cosecha y la subida de precios de los cereales. Además, también se incrementó el sector de piensos compuestos un 9,8 por ciento, pasando de 547 a 601 millones de euros, debido fundamentalmente a la subida de las materias primas, y el sector de suministros, que sube un 10,2 por ciento, pasando de 506 a 558 millones de euros, debido al aumento de los precios de fertilizantes, carburantes y fitosanitarios.

No tienen variación sustancial sectores como el porcino, las frutas y hortalizas, los vinos y la remolacha, y se reduce la facturación de sectores de leche, haciéndolo en el ovino en más de un 4,7 por ciento.

Hay que tener en cuenta que en la campaña 2016/2017 las cooperativas facturaban en la Comunidad 2.460 millones de euros y desde entonces han tenido un crecimiento constante como demuestra que en las cinco últimas campañas han crecido en un 28,9 por ciento.

La provincia con mayor facturación en el cooperativismo es la de Zamora (19 por ciento), seguida por Valladolid (18 por ciento) y Palencia (16 por ciento) y los sectores con mayor incidencia en el cooperativismo son los de cultivos herbáceos con un 25 por ciento de la facturación, seguido por piensos (19 por ciento), suministros (18 por ciento) y ovino (9 por ciento).

La facturación de las cooperativas de Castilla y León creció un 9,1% y superó los 3.171 millones de euros. Rubén Cacho

Datos sociales

A nivel social cabe destacar que el número de socios agricultores y ganaderos cooperativistas asciende a 39.018; de ellos el 70 por ciento son de mayores de 40 años, el 10 por ciento de menores de 40 años y el 20 por ciento es de mujeres. Nuevamente, según se explica desde Urcacyl, estos datos reflejan la situación del sector agropecuario en Castilla y León, un sector en gran medida envejecido y masculinizado, si bien es cierto que cada vez más profesionalizado y con socios cada vez más preparados.

En los órganos de gobierno de las cooperativas y concretamente en sus consejos rectores hay que destacar que la presencia de mujeres es de solo un 8 porciento y la de jóvenes menores de 40 años es de un 12 por ciento.

En cuanto a los trabajadores contratados, un total de 3.911 personas, el 74 por ciento son fijos, el 15 por ciento fijos discontinuos y el 11 por ciento eventuales. Del conjunto de los trabajadores fijos cabe señalar que el 28,7 por ciento son mujeres.

Dentro de las 25 mayores cooperativas de Castilla y León se encuentran las zamoranas de Cobadu, Consorcio de Promoción del Ovino y Asovino; las palentinas Agropal, Car y Tierra de Campos; las de Valladolid, Acor, Coopcyl, Cuatro Rayas y Cocope; la soriana Copiso; las leonesas Valduebro, Opecyl, Ucogal y Vega Esla; las segovianas Avigase y Viveros Campiña; las burgalesas Odarpi, Agrobureba, Arlanza y Bureba Ebro; las charras Copasa, Dehesa Grande y Pecogasa y la abulense, Alta Moraña.

En el informe también se apunta que de las 553 cooperativas agroalimentarias inscritas en los correspondientes registros, el 70 por ciento de las mismas no disponen de instalaciones abiertas a los socios durante todo el año, o no tienen contratado personal fijo por cuenta ajena. Y de las 547 existentes de explotación comunitaria de la tierra más del 90 por ciento, son de carácter familiar. Por ello desde Urcacyl se consideran como cooperativas representativas a unas 180, aquéllas que operan de forma continua en el mercado y que disponen de un volumen considerado de socios, de personal contratado y de actividad, independientemente de su facturación.

Mariano Veganzones, consejero de Industria, Comercio y Empleo. Rubén Cacho

Llamamiento

Te puede interesar:

Este continuo crecimiento de las cooperativas viene siendo paralelo al que experimentan los socios, agricultores y ganaderos, qué si bien cada vez son menos, tienen una mayor formación y disponen de explotaciones más dimensionadas, más competitivas y con mayor tecnología. En este sentido desde Urcacyl se insta a un mayor compromiso a los jóvenes y mujeres, para que participen en mayor medida en las cooperativas, asociándose a las mismas y presentándose a las elecciones para formar parte de los consejos rectores, que siempre tienen abiertas sus puertas para estas incorporaciones.

Por ultimo, desde Urcacyl se destaca las medidas arbitradas por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural para facilitar la incorporación de socios jóvenes y mujeres a las cooperativas, con ayudas tanto en el momento de incorporarse al sector, que si lo hacen a través de una cooperativa calificada como entidad asociativa prioritaria perciben 10.000 euros a mayores, como con ayudas al ingresar como socio en la cooperativa, recibiendo una subvención del 50 por ciento de sus aportaciones a capital social.